Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden cinco años de cárcel a un conductor ebrio por un accidente mortal en Palma

El acusado declara que no recuerda nada y su abogado se aferra a un «error» de la Policía Local, que no recibió autorización judicial para la analítica

El acusado, ayer durante el juicio celebrado en Palma. | M.O.I.

La fiscal solicita una condena de cinco años de cárcel para un joven que provocó un accidente de tráfico mortal en Palma el día de Nochebuena de 2017 cuando circulaba ebrio y a velocidad excesiva. El acusado, imputado por homicidio imprudente y conducción temeraria, declaró ayer en el juicio que no recuerda nada y que está en tratamiento por su adicción al alcohol y el cannabis. Su abogado se aferra a un «error» de la Policía Local, admitido por un agente, por haber realizado sin autorización judicial, la analítica de sangre al sospechoso cuando estaba hospitalizado. La investigación reveló que circulaba a más del doble de la velocidad permitida y que invadió el carril contrario, estrellándose de frente con el vehículo de la víctima.

El siniestro ocurrió hacia las cinco y media de la madrugada del 24 de diciembre de 2017 en la carretera que une Establiments y Esporles, junto al restaurante Molí d’es Comte. El Ford C-Max del acusado, que tenía 24 años, colisionó contra una furgoneta, cuyo conductor, de 54 años, falleció en el acto.

«No recuerdo lo que ocurrió. Estoy en tratamiento por un trastorno de adicción al alcohol y el cannabis», se limitó a declarar el sospechoso, que solo respondió a las preguntas de su abogado, Bartolomé Salas. El joven ha consignado 2.400 euros para hacer frente a posibles indemnizaciones. «Es todo lo que tengo», sostuvo.

El agente de la Policía Local que dirigió la investigación del accidente explicó que el Ford C-Max circulaba a «entre 104 y 110 kilómetros por hora» cuando el límite en ese tramo es de 40. El vehículo invadió el carril destinado al sentido contrario y chocó «casi frontalmente» contra la furgoneta. Ninguno de los dos conductores llevaba puesto el cinturón de seguridad, afirmó el agente, que precisó que la calzada estaba en buenas condiciones y bien iluminada.

El siniestro, en el que falleció un hombre de 54 años, ocurrió el día de Nochebuena de 2017 en Establiments

decoration

El acusado sufrió heridas graves en el accidente, quedó inconsciente y fue trasladado a Son Espases. La Policía Local solicitó a los médicos una analítica y el resultado reveló que el joven circulaba con una tasa de alcohol cuatro veces superior a la máxima permitida. La defensa ha impugnado esta prueba al entender que se obtuvo de forma ilícita, ya que no fue autorizada judicialmente.

En este sentido, el máximo responsable de las pesquisas admitió en el juicio que se produjo «un error administrativo» por parte de la Policía Local. Según explicó, la solicitud para el juzgado de guardia se redactó, pero «nunca se recibió autorización judicial» para realizarla. Otro agente admitió también que pidió el análisis de sangre al médico «sin orden judicial», pero alegó que otras ocasiones desde el propio juzgado han afirmado que no es necesaria.

Otros dos policías contaron que una hora antes vieron cómo el acusado se saltaba un semáforo en rojo en la misma zona y le denunciaron.

Compartir el artículo

stats