Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

José María Jiménez: «El cierre de los CIEs por la covid-19 lo han usado las organizaciones para traer pateras a Balears»

En aras de una mayor operatividad policial, el inspector propone crear un juzgado especializado en delitos contra la explotación sexual

El inspector Jiménez, jefe del Grupo IV de la Unidad Contra Redes de Inmigración y Falsedad (UCRIF), en la Jefatura de Balears.

El inspector Jiménez, jefe del Grupo IV de la Unidad Contra Redes de Inmigración y Falsedad (UCRIF), en la Jefatura de Balears.

El inspector José María Jiménez (Madrid, 1967) estaba abocado de familia para pertenecer a la Policía Nacional. Su primer destino fue en la Policía Judicial en Barcelona y en los bulliciosos años noventa estuvo en los antidisturbios en Madrid. En 1999 llegó a Mallorca y su primer destino fue en Manacor. Tras ocuparse del ingente trabajo en la Oficina de Denuncias fue a parar a la investigación Centro. Fue jefe de la Comisaría en el Aeropuerto y ahora es el responsable del Grupo IV de la Unidad Contra Redes de Inmigración y Falsedad (UCRIF) de la Brigada de Extranjería. La trata de seres humanos con fines de explotación sexual o laboral centran sus investigaciones.

El año 2020 es, con diferencia, el año en el que un mayor número de pateras han llegado a Balears. ¿Qué es lo que ha provocado este aluvión en este año de pandemia?

El cierre de muchos CIEs (Centros de Internamiento de Extranjeros) para evitar contagios de coronavirus lo han utilizado las organizaciones criminales de tráfico de personas para traer más gente en pateras, sobre todo, desde Argelia. La noticia de que no se les iba a encerrar para su devolución se propagó entre estas bandas y generó este aumento.

La mayoría viene de la localidad de Dellys. ¿Qué se ha hecho con estas personas que han llegado a las islas de manera irregular?

A todas las personas que han llegado a Balears de forma irregular se les ha incoado un expediente de devolución. De tal manera que si vuelven a España, una vez que haya pasado la pandemia, serán devueltos a su país. Ahora se les ha llevado al puerto más cercano, que es Barcelona. Solo están en las islas de paso. Los argelinos prefieren ir a Francia. Al ser una antigua colonia, tienen mejores condiciones allí. Se les da de alta en la seguridad social y una paga.

¿Todos los migrantes que llegan a las islas en patera se van a Francia o se quedan también en Balears? ¿Qué porcentaje se va al país galo?

Calculamos que en torno a un 80% o 90% de las personas que llegan en patera desde Argelia se van a Francia. Su primer objetivo es llegar a espacio Schengen. Ahora, muchos de ellos, sabían además que no se les podía devolver a su país como otras veces. Estas personas no son delincuentes. Vienen a trabajar y a buscarse la vida como hicimos los españoles en Suiza.

¿El confinamiento propició un aumento de la trata de seres humanos o lo tenían más complicado?

Yo creo que no. Durante el confinamiento las calles estaban desiertas. Cualquier persona que estuviera entonces en la calle llamaba la atención. Mirabas Jaume III, desde el Paseo de Mallorca a la plaza Juan Carlos I.

Con el cierre de los prostíbulos, la prostitución se concentraba en pisos. ¿Cómo se puede perseguir policialmente esta práctica?

No se puede perseguir de manera eficaz y operativamente la esclavitud del siglo XXI, como es la trata de seres humanos, con leyes del siglo XIX. La ley data del 14 de septiembre de 1882. Esta regula la entrada y registros en domicilios particular.

¿Qué herramientas tendría que tener la Policía para poder perseguir estos delitos?

Poder entrar en pisos donde se están haciendo transacciones en dinero negro. Las prostitutas cobran dinero y se venden refrescos y alcohol. Se ejerce una actividad alegal y pudiera haber personas obligadas a ejercer la prostitución.

Y entonces, ¿qué hace la Policía si tiene constancia de que una mujer es forzada a prostituirse en un piso?

Hay juzgados que con la mera denuncia de una mujer que se ha escapado de uno de estos pisos no lo considera suficiente para motivar un auto con un mandamiento de entrada y registro para entrar en un domicilio particular. Las vigilancias y seguimientos son muy complicadas y prácticamente imposibles. Sería bueno que hubiera un juzgado especializado en la trata de seres humanos, al igual que hay juzgados de violencia contra la mujer.

¿Qué operaciones contra la trata este año han sido las más significativas?

En la calle Goethe de Palma, en mayo, liberamos a dos mujeres venezolanas que eran obligadas a prostituirse. Las trajeron engañadas a Mallorca. Solo las dejaban salir una hora los lunes a comprar y tenían que prostituirse las 24 horas.

En el ámbito laboral ¿ha habido también explotación?

Detuvimos en Son Oms a un empresario español que tenía a una pareja de chicos colombianos lavando coches a cinco euros al día por lavar una veintena de vehículos. Les pedía 120 euros de alquiler para que vivieran en una caseta de obra.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats