15 de agosto de 2019
15.08.2019
Investigación

Indignación en Búger por el ataque de un pitbull escapado de una finca

El animal se metió en una casa, agarró a una perrita del cuello, huyó con ella y la dejó malherida

15.08.2019 | 02:45

Vecinos de Búger han mostrado su indignación por el ataque de un pitbull que el martes entró en la casa de una vecina, agarró una perrita del cuello y huyó con ella, dejándola malherida en medio del campo. Los residentes en la zona se habían quejado anteriormente del peligro que suponía este animal, que se había escapado anteriormente de la finca donde vive. Durante los últimos dos años se han producido al menos otros dos casos similares, en los que perros peligrosos atacan a otros animales e incluso llegaron a morder a una mujer.

El último incidente ocurrió el martes sobre las seis y media de la tarde. Según la denuncia presentanda ante la Guardia Civil, un pitbull se escapó de una finca del Camí des Rafal, en las afueras de Búger. El animal se metió en la casa de una vecina, atacó a una perrita y se la llevó agarrada del cuello. La dueña de la casa estaba presente, acompañada de una amiga. Las dos salieron detrás del pitbull, que mientras corría zarandeaba a la perrita, que sangraba abundantemente. Las mujeres no pudieron detener al animal, que huyó con su presa.

Una media hora después apareció el dueño del pitbull con él en brazos. Cuando le preguntaron por la perrita atacada, les dijo que estaba muy lejos y que había muerto. Una hora y media después, unos excursionistas encontraron la perra malherida en un sendero, a unos 400 metros de distancia del lugar del ataque. Al oír el revuelo que había en la casa acudieron allí e informaron del hallazgo. Los dueños de la perra la recogieron aún con vida y la llevaron a una clínica veterinaria de Palma, donde ayer seguía con graves lesiones. Tiene una vértebra rota y profundas mordeduras en el cuello.

El suceso ha provocado una gran indignación en el pueblo, ya que no es la primera vez que hay quejas por este animal, que se ha escapado otras veces de la finca. Los vecinos denuncian que el vallado no reúne las condiciones necesarias para impedir que el pitbull escape. A otro de sus vecinos le desaparecieron recientemente sus cuatro gatos, y posteriormente encontró sus restos destrozados. Tras estas quejas el Ayuntamiento comprobó que el dueño de este animal no tenía la licencia de perros peligrosos.

En los últimos dos años se han registrado en Búger al menos otros dos ataques protagonizados por otros perros, un rotwailer y un pitbull. El segundo de ellos mató a un perro de menor tamaño y mordió a su dueña al intentar separarlos.


El pitbull que atacó a una perrita, en la finca donde vive, en Búger.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook