12 de marzo de 2019
12.03.2019
Tribunales

Dos años de cárcel por intentar sobornar a dos policías nacionales en Palma

El acusado metió en la chaqueta del agente un fajo de billetes con 420 euros para que no le denunciara por tener marihuana

12.03.2019 | 02:45
El acusado se conformó y evitó que se celebrara ayer un juicio con jurado en la Audiencia de Palma.

Un joven aceptó ayer en la Audiencia de Palma una pena de dos años de prisión y tres multas por intentar sobornar a dos policías nacionales que le sorprendieron dentro de un vehículo en la ciudad con marihuana a finales de 2015. El sospechoso, de 23 años, introdujo en la chaqueta de uno de los agentes un fajo de billetes con 420 euros para que no le denunciara ni levantara ningún acta por tenencia de marihuana. Los funcionarios policiales le advirtieron varias veces para que depusiera su actitud, pero el muchacho insistió en tono chulesco y menospreció a los investigadores. Por ello, acabaron arrestándole.

El acusado se resistió a ser detenido y agredió a dos agentes. Uno de ellos resultó herido al caer al suelo. Poco después y una vez fue trasladado a las dependencias policiales, continuó con su violento comportamiento increpando y amenazando a otro agente.

El joven, que afrontaba en un principio cuatro años y tres meses de cárcel, finalmente alcanzó un acuerdo. Ayer se conformó con dos años de prisión y multas que suman quince meses a razón de cuatro euros diarios por un delito de cohecho, otro de resistencia y lesiones. En concepto de responsabilidad civil, deberá indemnizar al policía nacional herido con 1.200 euros. Esta cantidad ya fue consignada, por lo que se le ha apreciado la circunstancia atenuante de reparación del daño.

El hecho de alcanzar una conformidad previa evitó que ayer se tuviera que celebrar un juicio con jurado popular en la Audiencia de Palma, ya que el delito de cohecho es competencia del jurado. Precisamente, el tribunal popular no se llegó a constituir.

La defensa pidió a la magistrada presidenta la suspensión de la pena de prisión y la fiscalía no se opuso por un periodo de cinco años ya que el acusado carece de antecedentes penales, pero con la condición de que no vuelva a delinquir y que realice trabajos en beneficio de la comunidad.

Los hechos se remontan al pasado 20 de diciembre de 2015, sobre las ocho y media de la mañana, cuando el encausado circulaba como pasajero en un coche junto a otras tres personas. Tres policías nacionales les dieron el alto y se percataron de un fuerte olor a marihuana que salía de dentro del vehículo. Por ello, les cachearon e intervinieron estupefacientes. Acto seguido, les comunicaron que levantarían acta por posesión de marihuana.

Entonces, el joven sospechoso, en actitud chulesca, dijo a los agentes: "No sabéis quién soy, soy el hijo de La Paca, pego una patada a una piedra y saco 40.000 euros, en un día de trabajo pago todos vuestros sueldos, sois desgraciados por trabajar en esto". Uno de los policías le informó de que le iba denunciar, si bien el acusado le preguntó qué le podría ofrecer para arreglarlo. El sospechoso se dirigió entonces al otro agente y le dijo: "¿Con esto nos olvidamos de lo ocurrido y cada uno se marcha por su lado?. Mientras, le metió un fajo de billetes con 420 euros en la chaqueta y añadió: "Solucionado, con esto nos olvidamos de las actas". Los funcionarios no aceptaron el soborno y le indicaron que le iban a detener, lo que provocó que el muchacho se resistiera y les atacara con codazos, patadas y puñetazos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook