13 de junio de 2018
13.06.2018

Un trabajador y un cliente, heridos en una pelea en un locutorio en Palma

Los dos hombres se agredieron con una sierra, un escáner y un extintor el lunes por la tarde

13.06.2018 | 01:11
Un policía, junto a los dos implicados en la reyerta, el lunes por la tarde en el locutorio.

Una transferencia de dinero fallida desencadenó el lunes una reyerta en un locutorio de Palma. Un cliente y un empleado del local se enfrentaron a golpes con todo lo que tenían a mano: una sierra, un escáner y un extintor. Los dos corrieron la misma suerte y acabaron heridos y detenidos por la Policía, acusados de sendos delitos de lesiones.

Los hechos ocurrieron anteayer en un negocio de la ciudad que además de locutorio tiene un servicio de envío de dinero. Según la investigación de la Policía Nacional, un hombre acudió al establecimiento para realizar una transferencia. No está claro por qué, pero la transacción no pudo llevarse a cabo.

Trabajador y cliente, de 28 y 43 años, se enzarzaron en una acalorada discusión que acabaron zanjando a golpes, arremetiendo el uno contra el otro con cualquier cosa que encontraron a su alcance. Utilizaron como armas un sierra que estaba debajo del mostrador, un extintor que había en una de las paredes y un aparato para escanear documentos.

El violento enfrentamiento llevó a varias personas a alertar a los servicios de emergencias. Varias patrullas de la Policía Nacional acudieron de inmediato al lugar.

La escena que encontraron los agentes revelaba la brutalidad de la riña. Los funcionarios encontraron a los dos implicados con heridas sangrantes causadas por los golpes recibidos de su oponente. Había restos de sangre en el suelo y varios aparatos electrónicos destrozados en el establecimiento.

Los policías se entrevistaron con los dos implicados para tratar de aclarar lo ocurrido y comprobaron que el negocio cuenta con una cámara de vigilancia, que había grabado la riña. Los agentes visionaron las imágenes y certificaron que los dos hombres se habían agredido mutuamente, por lo que decidieron detenerlos a los dos.

Los acusados precisaron asistencia médica, pero en principio sus lesiones no eran graves. Ambos acabaron en comisaría, acusados de sendos delitos de lesiones. Estaba previsto tomarles declaración en dependencias policiales para que dieran su versión de los hechos antes de ponerlos a disposición judicial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook