03 de agosto de 2017
03.08.2017
Resacón en Magaluf

Unas disparatadas vacaciones en Magaluf

La Guardia Civil detiene a dos jóvenes turistas suizos por agresión sexual a su amigo y compañero de habitación en un hotel de Calvià

02.08.2017 | 22:09
Los hechos ocurrieron el pasado fin de semana en un hotel de Magaluf donde se alojaban los tres amigos suizos.

Las disparatadas vacaciones de tres amigos suizos en Mallorca esta semana serán difíciles de olvidar. Especialmente, para dos de ellos, que acabaron detenidos y pasaron una noche en los calabozos de la Guardia Civil por una supuesta agresión sexual a su compañero. Ayer al mediodía, los dos arrestados, de 21 años, quedaron en libertad tras declarar en el juzgado de guardia de Palma. Los dos muchachos negaron en rotundo haber violado a su amigo de la infancia en la habitación del hotel que compartían en Magaluf. Según su versión, el perjudicado podría sufrir algún tipo de trastorno mental, si bien desconocen si tiene diagnosticada alguna patología psíquica. Uno de ellos insistió en que el muchacho ya venía "raro" de Suiza y que les dijo que se sentía observado y vigilado en la playa.

Los tres turistas helvéticos llegaron a la isla el pasado fin de semana para pasar unos días de vacaciones en un hotel de Magaluf, en Calvià. Nada más aterrizar en Son Sant Joan el sábado al atardecer, compraron bebidas alcohólicas en las tiendas 'duty free' del aeropuerto.

Según la versión de los detenidos, esa primera noche en Mallorca estuvieron bebiendo cerveza los tres colegas, hasta que su amigo se empezó a encontrar mal e incluso se planteó regresar al aeropuerto y volver a su país. Uno de ellos le aconsejó que se quedara en la habitación del hotel descansando e incluso le ofreció una pastilla para el estómago. Según detalló este muchacho, este comprimido se lo había dado su madre por si se sentía indispuesto durante el viaje y le hacía falta, por lo que rechazó que se tratara de una droga u otra sustancia nociva.

Al final, el joven indispuesto se quedó en el dormitorio del hotel, mientras que sus dos compañeros salieron de fiesta hasta las cuatro o las cinco de la madrugada. Según admitieron ayer ante el juez de guardia, continuaron consumiendo alcohol: vodka y otras bebidas de alta graduación.

Al regresar al establecimiento hotelero, no podían ni imaginar lo que les esperaba. Su amigo les indicó que le dolía el ano y que había sangre en la sábana de su cama. El afectado les acusó de haberle violado, a lo que sus dos colegas reaccionaron incrédulos riendo.

Los dos turistas suizos negaron haberle agredido sexualmente e incluso fueron a la cama donde comprobaron que no había restos de sangre. Por su parte, el perjudicado les denunció y decidió marcharse de la habitación.

El pasado martes los dos jóvenes fueron detenidos por la Guardia Civil. Ayer al mediodía, ambos negaron ante el juez haber violado a su amigo así como drogarle con una pastilla. Según su versión, son heterosexuales, uno de ellos tiene novia y conocen a su colega desde muchos años atrás, desde que eran niños, ya que son de la misma localidad, una población cercana a Berna. Son amigos de la infancia. Uno trabaja de cerrajero, el otro en logística, mientras que el perjudicado, al que definieron como una persona solitaria, ahora no tiene empleo. Uno de los arrestados no pudo precisar si esa noche el denunciante consumió marihuana y destacó que la pastilla que le dio era para el estómago, ya que se encontraba mal.

Ambos coincidieron en que el afectado hacía cosas extrañas y ya venía raro de Suiza. Según recordaron, les dice que oye pasos de persona en su casa cuando está solo y en la playa les decía que un bañista era un policía que les vigilaba y que se los iba a llevar. Los arrestados indicaron que creían que podía sufrir algún trastorno. También recalcaron que no vieron sangre en las sábanas de su cama y apuntaron que hacía poco que le habían operado de un brazo. El afectado no acudió al juzgado, no ratificó su denuncia y tampoco fue explorado por un médico, por lo que no hay parte de lesiones. Hoy regresarán a Suiza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook