Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Sebastià Lladó: "Cada año se le retira la pistola a unos 20 agentes por problemas de ansiedad"

"Lo que la ley recoge sobre el control de armas nosotros ya lo hacíamos mucho tiempo antes"

Sebastià Lladó en el cuartel de Sant Ferran.

Sebastià Lladó en el cuartel de Sant Ferran. M. Mielniezuk

-¿Cuáles son los problemas psicológicos más habituales que padece un agente de la Policía Local de Palma en acto de servicio?

-Los problemas psicolaborales que padece habitualmente un agente de la Policía Local de Palma pueden surgir como consecuencia de las demandas del ciudadano o de la situación laboral particular del policía. En este gabinete no hacemos terapia para mejorar una patología. Nos centramos en la detección de los posibles problemas que puedan surgir durante la prestación del servicio. En definitiva, nos dedicamos a tratar de facilitar el trabajo de los policías.

-Uno de sus principales cometidos pasa por determinar si un agente es apto para portar un arma ¿qué problemas presenta un policía para que finalmente se decida retirarle la pistola?

-Cada tres años hacemos la valoración de los agentes. Mantenemos entrevistas con ellos y les hacemos rellenar un cuestionario para determinar su personalidad. Los problemas más comunes que suelen padecer son de ansiedad o afectivos. Si estos son muy agudos, se propone que le sea retirada el arma. También es bastante habitual que en ese interin pueda sufrir un trastorno emocional.

-¿Cuántas pistolas han retirado a los agentes debido a estos problemas?

-Cada año se le retira el arma a una media de veinte agentes de la Policía Local. En la mayoría de los casos es por problemas de ansiedad, aunque también existen motivaciones afectivas u otros trastornos. En todos estos años le habremos retirado el arma a unos 900 agentes. Esta medida siempre tiene un carácter temporal. Cuando el agente se reincorpora, se le hace un seguimiento. Se establece un periodo de adaptación y luego, si lo ha superado de manera óptima y se le declara apto, puede retomarla. La Ley de Coordinación de la Policía Local indica de una manera muy precisa los requisitos para retirar una pistola. En muchos casos se les busca un destino transitorio donde no sea obligatorio llevar el arma. La actual normativa puede ser exagerada, pero es buena en el fondo. Lo que la ley recoge, nosotros ya lo hacíamos antes.

-¿Tienen algún problema para detectar cuándo hay que retirar el arma a un agente?

-El problema surge cuando está de baja. Tenemos serias dificultades, por no decir que es imposible, para conocer los diagnósticos médicos debido a la ley de protección de datos. Esta situación no debería ocurrir. Muchas veces tienen un diagnóstico paralelo y los especialistas no nos lo pueden comunicar."Lo que la ley recoge sobre el control de armas nosotros ya lo hacíamos mucho tiempo antes"

-Usted puede determinar si un agente es apto o no y también es policía local ¿cómo es la relación con sus compañeros?

-Mi despacho está abierto a todos. Para cualquier consulta sobre el ámbito profesional, familiar o de pareja no necesita ningún tipo de permiso. Los síntomas más comunes que presentan los policías es ansiedad, estrés, nerviosismo o angustia. Más que las profesionales, los problemas personales son mucho más frecuentes.

-Pero su papel también tiene una doble vertiente que puede ser mirado con ciertas reticencias por los agentes.

-El psicólogo es un servicio que se ofrece a los agentes. Las responsabilidades es evaluar la aptitud al portar armas, junto a otros elementos inherentes en otras unidades. La valoración también es determinante en el proceso de promoción interna de un policía. Es cierto que algunos pueden pensar que no es beneficioso, pero otros muchos no. La gestión de recursos humanos es una de las funciones principales. La misión fundamental es supervisar si el agente posee las aptitudes adecuadas para el cargo que ocupa.

-¿Cuáles son los aspectos de su trabajo que más satisfacción personal le reportan?

-Los aspectos en los que participo que más me satisfacen como psicólogo son las campañas de prevención de accidentes y los cursos de condonación de multas. En ambos casos es una formación de cara al ciudadano. En los segundos, al término se rellena un cuestionario de satisfacción y la mayoría asegura estar encantado. De hecho, piensan que se deberían ofrecer a todos los ciudadanos. El reclamo es la posibilidad de quitar la multa. Unas cuarenta personas asisten cada semana y más de 2.000 han participado en los últimos tres años.

"Es difícil comprender que en Palma haya gente que vive en condiciones muy precarias"

-Pero también hay mucha gente que critica el supuesto afán recaudatorio de las multas.

-Las personas que asisten a nuestros cursos se dan cuenta de que eso no es así. La participación en ellos supone una toma de conciencia de los peligros que puede suponer ponerse al volante de una manera poco responsable. Por encima de cualquier multa que se pueda poner. Llevar puesto el casco en moto o abrochado el cinturón en el coche es algo que la gente ahora no se cuestiona de la importancia que tiene. También los participantes asimilan que contestar al teléfono móvil mientras conducen puede poner en peligro su vida.

-En muchos casos, algunos ciudadanos echan en falta un papel de la Policía Local más participativo en los problemas más cotidianos, en lugar de la imagen de un Cuerpo sancionador.

-Hay muchas posibilidades de intervención. Un ejemplo claro es la participación de la Policía Local de Palma en el Proyecto Europeo de prácticas restaurativas, que se puso en marcha en Son Gotleu. Se enfocó sobre todo a los colegios y se puede decir que fue un éxito rotundo. Se efectuaron 20 círculos restaurativos. La Policía Local actúa en base a la ley y una cosa no es excluyente de otra. Las prácticas restaurativas fueron muy satisfactorias para todos, porque los agentes podían aportar soluciones. El siguiente paso es, con el apoyo de trabajadores sociales, incorporar este procedimiento a los problemas de los adultos. Nos dejó un gran poso y un conocimiento de que se puede transformar la sociedad a través de la palabra.

Compartir el artículo

stats