Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arenal y Paseo Marítimo

Investigan a una red de policías por trato de favor a empresarios del ocio nocturno

Guardia Civil y Anticorrupción analizan si miembros del GAP de la Policía Local de Palma recibían contraprestaciones por no perseguir irregularidades

Agentes del Grup d'Actuació Preventiva (GAP) de la Policía Local de Palma, durante una intervención.

Agentes del Grup d'Actuació Preventiva (GAP) de la Policía Local de Palma, durante una intervención. sebastià llompart

La Policía Local de Palma vuelve a estar bajo sospecha. La Guardia Civil y la Fiscalía Anticorrupción están investigando a una red de agentes que habría recibido contraprestaciones a cambio de tratos de favor a empresarios del ocio nocturno en s'Arenal y el Paseo Marítimo. Las pesquisas comenzaron en verano y se centran en el Grup d'Actuació Preventiva (GAP) para tratar de aclarar si se dejaron de perseguir irregularidades en bares y discotecas de propietarios afines y se cebaron con otros, por lo que hay ya algunos imputados. Los investigadores analizan además si se han tomado represalias internas contra cuatro de los agentes que han declarado sobre las actividades de esta presunta red corrupta.

La investigación comenzó el pasado mes de julio y continúa bajo secreto de sumario. Desde entonces, buena parte de los 34 agentes que integran el GAP han declarado ante el grupo de Información de la Guardia Civil -el mismo que investiga una trama similar en la Policía Local de Calvià- y los fiscales anticorrupción. Algunos de ellos han revelado prácticas irregulares por parte de sus compañeros de unidad, obviando u ocultando el funcionamiento ilegal de determinados locales nocturnos, la mayoría de ellos situados en la zona de s'Arenal, aunque también existen sospechas sobre discotecas y bares del Paseo Marítimo de Palma. Los investigadores pretenden aclarar qué recibían los agentes a cambio de este trato de favor.

Las pesquisas han revelado la fractura interna que padece el GAP, dividido en dos grupos enfrentados. En verano, un agente redactó un documento interno en el que criticaba duramente el funcionamiento del grupo y el supuesto trato de favor laboral que recibía uno de sus mandos por parte de la cúpula del cuerpo y lanzaba acusaciones veladas sobre actividades irregulares. Tanto este agente como otros tres compañeros suyos que testificaron sobre la supuesta trama corrupta han sido expedientados, se han tomado medidas disciplinarias contra ellos y han sido destinados a otras unidades por motivos diversos.

Estas actuaciones internas han abierto otro frente en la investigación, ante las sospechas de que son en realidad represalias por sus revelaciones. Ayer por la mañana, dos agentes del grupo de Información de la Guardia Civil acudieron al cuartel de Sant Ferran para solicitar el expediente disciplinario abierto al policía que elaboró el documento interno. Los guardias, que actuaron de forma muy discreta, se lo llevaron para incorporarlo a las diligencias y analizar si la medida adoptada es proporcionada o si se está persiguiendo a los agentes que han colaborado.

Las investigaciones practicadas hasta ahora han permitido encontrar también algunas conexiones entre esta supuesta red de tratos de favor a empresarios nocturnos y algunos agentes implicados tanto en el presunto amaño de las oposiciones de la Policía Local como en las actividades de los Ángeles del Infierno en Mallorca.

Compartir el artículo

stats