10 de julio de 2008
10.07.2008
La víctima pudo quedarse dormida en la arena varias horas y sufrió severas quemaduras en la piel

Investigan la muerte de un joven por un golpe de calor en la playa de Cala Major

10.07.2008 | 02:00
La playa de Cala Major donde el sábado apareció el hombre con graves quemaduras.

El bañista falleció el martes en Son Llàtzer tras pasar tres días hospitalizado en estado muy grave

La Policía ha iniciado una investigación para esclarecer la muerte de un joven de 29 años que posiblemente sufrió un golpe de calor en la playa de Cala Major, en Palma. El bañista, de origen búlgaro e identificado como Vladimir P., falleció el pasado martes por la noche en el hospital de Son Llàtzer tras permanecer tres días ingresado en estado crítico. El hombre sufrió graves quemaduras en la piel el sábado al pasar varias horas expuesto al sol. Fuentes cercanas al caso apuntaron que posiblemente se quedó dormido y permaneció tumbado en la arena durante al menos cuatro horas. Además, fue la franja del día más perjudicial, con mayor intensidad de calor, entre la una y las cinco de la tarde. Las lesiones que padeció fueron gravísimas y no pudo recuperarse.
Tanto la conselleria de Salud como un juzgado de Palma ya han sido informados de este caso. Un forense practicó ayer la autopsia al cadáver y determinó que la causa de la muerte fue un fracaso multiorgánico.

Sobre la arena

Los hechos ocurrieron el pasado sábado, aproximadamente a las cinco y media de la tarde, en la zona de Cala Major. Un socorrista se percató de que un bañista llevaba varias horas sin moverse sobre la arena. El profesional se aproximó al joven para interesarse por su estado y comprobó que sufría graves quemaduras en la piel, sobre todo en sus extremidades.
En un primer momento, el socorrista asistió al afectado y, poco después, acudieron los servicios sanitarios y una patrulla del Cuerpo Nacional de Policía en un vehículo ´zeta´. El equipo médico comprobó que el estado del joven era muy grave, por lo que decidieron trasladarlo urgentemente al hospital de Son Llàtzer. Por las lesiones que presentaba, los especialistas barajaban que podía haber estado al menos cuatro horas expuesto al sol. Al parecer, pudo quedarse dormido o sufrir una indisposición desde la una de la tarde o desde horas antes, sin que nadie descubriera su grave estado.
Vladimir P. ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos de Son Llàtzer debatiéndose entre la vida y la muerte. Los síntomas que presentaba se encuadraban con un posible golpe de calor. El joven permaneció hospitalizado tres días, hasta que el pasado martes su situación empeoró. Sobre las diez y media de la noche falleció y el óbito fue comunicado al juzgado de instrucción número 7 de Palma, en funciones de guardia.
La Policía Nacional y el consulado realizaron varias gestiones y averiguaciones para tratar de localizar a sus familiares e informarles de lo sucedido. La autopsia confirmó ayer que la muerte se debió a un fracaso multiorgánico.
Por su parte, la conselleria de Salud también fue informada del fallecimiento por un posible caso de golpe de calor e hizo un llamamiento a la calma al indicar que se trataba de un caso aislado y que todavía se estaba a la espera del informe de la autopsia. Fuentes de la conselleria apuntaron que en los últimos días no se han detectado temperaturas extremas en Balears y que estos casos podrían estar relacionados con problemas de salud de los afectados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine