Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente

Alerta por el gentío en busca del búho de Harry Potter en Asturias: “Es un área protegida”

El ornitólogo Juan Carlos Vázquez advierte sobre los daños de los cientos de curiosos que acuden a retratar al ave del Ártico

Cientos de personas ante el búho nival avistado en el Cabo Peñas.

El histórico avistamiento de dos búhos nivales en Gozón (Asturias) ha desatado la locura en el Cabo Peñas. El ornitólogo local Juan Carlos Vázquez, presidente de Mavea, advierte, no obstante, de que las aglomeraciones de cientos de curiosos y aficionados de todas partes de España pueden causar daños en la zona: “Es un espacio protegido. Hay que cuidarlo”.

El presidente del Grupo de Ornitología Mavea hace un llamamiento para “que los visitantes mantengan el orden y no se salgan de los caminos”. La presencia del búho nival por primera vez en España –popularizado por su presencia en las películas de 'Harry Potter'– es un hecho sin precedentes por el que cientos de aficionados, incluso de fuera del país, se han desplazado al Principado. “He llegado a contar 204 personas hacinadas a 30 metros del búho e incluso a personas caminando por los matorrales de la zona”, clama el experto Juan Carlos Vázquez sobre la escena de este sábado.

Cabe destacar que el espacio del Cabo Peñas fue el primero protegido de Asturias, en 1995. Desde entonces, “resulta evidente que no se ha hecho nada en él”, reconoció la semana pasada el alcalde de Gozón, Jorge Suárez, asegurando además que desde el ayuntamiento gozoniego aspiran a ordenar y proteger el paisaje protegido con los fondos europeos.

Un detalle del animal.

El primero de los tres búhos nivales avistados en España fue localizado hace un par de semanas en La Virgen del Mar (Cantabria). La deshidratación y desnutrición del animal provocó su muerte al día siguiente de ser capturado para intentar curarlo. Ahora, según explica el ornitólogo Juan Carlos Vázquez, “se le realizará un análisis de isótopos en la plumas y por la alimentación se podría saber su procedencia”. Las otras dos aves –una hembra y un macho– tomaron rumbo hacia Asturias. La hembra fue vista por primera vez en la playa de Moniello (Gozón) y ahora se encuentra por la zona del Cabo Peñas. Por su parte, el macho rondó primero la zona del cabo y luego de Verdicio. Ahora este ejemplar fue visto por última vez en El Musel, en Gijón.

La hipótesis actual que barajan los expertos es que los tres ejemplares de búho nival procedan de Canadá y que hayan terminado en la península a bordo de un transatlántico por una tormenta en algún proceso migratorio. “Lo normal, como ya ha pasado con otras aves poco frecuentes en Asturias, es que a medida que avance el invierno cojan rumbo hacia el Norte”, desarrolla Juan Carlos Vázquez. La jornada de ayer, domingo, no fue la más adecuada para avistar a la hembra que ronda por el Cabo Peñas. La lluvia provocó que tan solo fueran unos pocos aficionados los que se congregaron en la zona con alguna esperanza. “Para mí, que soy un gran aficionado a las aves y a los animales, es un sueño poder ver un búho nival”, reconoció el asturiano César Gil con paraguas en mano.

Junto a él estaba un grupo formado por media docena de personas aficionadas a la ornitología. “Vi la noticia la semana pasada y no me pensé dos veces venir a Asturias este fin de semana”, señaló el joven Roberto Mayo, procedente de Madrid. “Ya lo pude ver, pero es un poco decepcionante con tanta lluvia”, explicó apenado el madrileño.

Compartir el artículo

stats