Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jornadas de 17 horas en centros de salud para cubrir urgencias: “No hay médicos”

El personal critica la “mala planificación” del calendario vacacional, que reduce un tercio de la plantilla, y la escasez de facultativos de guardia

Entrada al centro de salud de Puerta de la Villa.  /MARCOS LEÓN

Entrada al centro de salud de Puerta de la Villa. /MARCOS LEÓN

Cuadrar las jornadas de trabajo para cubrir la atención sanitaria en los centros de salud se está complicando en este último tramo del verano, sobre todo, en los puntos de atención continuada, que es como se denominan a los servicios de urgencias de la atención primaria fuera del horario de consulta. Según el personal, las vacaciones de facultativos, la escasez general de médicos y algunas bajas en la plantilla ha motivado que en las últimas semanas más médicos haya tenido que alargar su jornada, doblando turnos, para no mantener la atención a pacientes.

Las urgencias de los centros de salud están a cargo de dos equipos con competencias muy similares pero horarios distintos. El Servicio de Atención Continuada (SAC), trabaja por las tardes, de 15.00 a 20.00 horas, salvo en fines de semana y festivos, en los que trabajan de 8.00 a 20.00. El Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), por su parte, trabajan de 20.00 –cuando acaba su jornada el SAC– y hasta las 8.00 horas. El SUAP cuenta con una plantilla más estable y, en general, mejores condiciones laboral en comparación con un SAC que se nutre en gran parte de personal eventual propio y de médicos de consultas, que realizan varias guardias al mes en días laborables.

“En verano, como hay que dar vacaciones a todos, siempre hay más problemas de cobertura, así que a los titulares de las mañanas nos obligan a hacer un día de fin de semana en los meses de julio o agosto, pagándolas a mayor precio que la guardia ordinaria, para ayudar”, explica una facultativo gijonesa, que añade: “Pero si siguen quedando huecos, se obliga al personal a hacer más turnos o más horas, como hacer que alguien que iba a trabajar de 20.00 a 8.00 entre ya a las 15.00, haciendo 17 horas seguidas. También pueden anularse descansos de fin de semana”. A su juicio, parte de los turnos que se están doblando estos días se debe a varias bajas entre el personal del SUAP y el SAC. Empleados del SAC, sin embargo, critican que esta escasez de personal responde a una mala planificación de las vacaciones de verano –que dejan a la plantilla sin un tercio de sus sanitarios– y a la falta endémica de titulados. “Literalmente, no hay médicos”, lamentan.

Otros sanitarios lanzan una tercera hipótesis: la edad media de los médicos asturianos. A partir de los 55 años, los facultativos pueden quedar exentos de hacer guardias, y este perfil es cada vez más habitual por la falta de relevo generacional respecto a una “generación boom” de médicos que están alcanzando ahora la edad de jubilación. Los huecos pendientes de guardias, por tanto, se reparten entre cada vez menos compañeros.

Lo que sí parece tener claro el personal de atención primaria es que la reapertura, al menos inmediata, de los siete centros de salud que abrían en horario de tarde y que cerraron por la pandemia y la necesidad de reagrupar al personal parece “inviable”. Esta escasez de personal médico en puntos de urgencias de centros de salud, añaden, se está replicando también en otras ciudades asturianas.

Compartir el artículo

stats