Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TESTIMONIO

Yara Barros: "Mi género es no binario"

Fue el primer menor en hormonarse en Madrid, aunque en poco tiempo descubrió que no quería roles: "No tengo etiquetas"

Yara Barros no se identifica con ningún género.

Yara Barros no se identifica con ningún género. FACEBOOK

Iniciar la transición para cambiar de sexo no es fácil, tampoco llegar hasta ello. Aunque hay personas que dan el paso hacia adelante para luego volver atrás. Yara Barros lo sabe muy bien. Esta joven de 21 años fue el primer menor de edad en la Comunidad de Madrid que empezó un proceso de hormonación para convertirse en mujer, aunque poco tiempo después decidió dejarlo, las entidades de género prestablecidas, hombre y mujer, no iban con ella.

GÉNERO NO BINARIOTambién conocido como 'genderqueer', es un término que designa a las identidades de género que no se asimilan en los espectros de los géneros binarios (masculino y femenino) y que están fuera de la cisnormatividad, pudiendo manifestarse como un abanico de géneros, el que satisfaga su personalidad.

"Cuando era más pequeña no me sentía hombre, por lo que me dije, una de dos, si no soy hombre soy mujer", explica la joven, a la que le gusta más que le hablen en género femenino, "me gusta más como suena". "Empecé la lucha para cambiarme de sexo. Con 14 años me cambié el nombre a Yara y también el DNI. Tomé todos los pasos", concreta la joven.

Cuando empezó a hormonarse se percató de que tampoco era eso lo que quería. "Llegó un momento de mi vida en el que me di cuenta que tampoco me sentía mujer, simplemente fluctúo entre ambos géneros", afirma para añadir que "he pasado de ser ultra femenina a ser más masculina. También me pongo pelucas cuando salgo de fiesta. Ya me da muy igual como me vea, simplemente es como me sienta en ese momento".

"Hay gente que piensa que me he arrepentido de ser trans o algo así, pero no. Yo he evolucionado"

Más allá de sus sentimientos, el tema de las hormonas también fue un detonante para que Yara se percatase de que algo seguía sin andar bien. "Empecé a hormonarme con 16 años. Antes de darme cuenta de que era una persona no binaria dejé la hormonación un tiempo porque es algo muy malo para la salud. No puedo entender que un médico te recete de por vida una medicación que solo se debería usar unos meses por sus terribles efectos secundarios, algo que concreta el prospecto de la medicina. Es todo muy incoherente", cuenta.

Ahora, si alguien visita sus redes sociales puede comprobar que como ella misma dice, "a día de hoy me da igual lo que piense la gente. Yo estoy mucho más feliz que antes, por eso sé que este era el cambio que realmente necesitaba". Vestida de forma femenina o de manera masculina, Yara demuestra en su conversación que de verdad le da igual el qué dirán. Ella ahora está en su cuerpo.

"Yo, cuando socialmente era un chico, lo pasaba mal porque quería ser mujer, era como realmente me sentía. Al no verte como te sientes todo está mal. Ves a las niñas, quieres ser como ellas, pero no puedes es algo muy duro", sentencia. "Para una niña o un niño son cosas terribles, pero mi familia siempre me ha apoyado en todo el proceso, algo que es muy importante", comenta la joven.

"Ser trans fue una fase"

Socialmente, además, reconoce no haber tenido ninguna mala experiencia en la vida. "Ahora mismo se me reconoce como un chico, pero yo me maquillo igualmente. Si me quiero poner los labios rojos me los pongo y voy en el metro y demás. Yo voy orgullosa", señala.

"Si un día me siento princesa, pues soy princesa. Si un día me siento príncipe pues lo soy"

Y aunque es consciente de que hay gente que ve todo este proceso como algo raro, ella tiene muy claras sus ideas. "Hay gente que se piensa que me he arrepentido de ser trans o algo así pero no es eso. Yo veo una evolución. Ser trans fue una fase de mi vida que me hizo descubrir la persona que soy ahora mismo. Si no hubiese pasado por esa fase no me habría descubierto a mí misma", concreta a la par que remata con un "hay gente que no le da para más, pero eso en todos los aspectos".

- ¿Tú que le dirías a toda esa gente que no puede entender tu género?

- Cuando se lo cuento a una persona que no entiende nada le digo que soy alguien sin etiquetas de género, sin etiquetas de roles, sin etiquetas de rosa o azul. Simplemente hago lo que quiero. Si un día me siento princesa, pues soy princesa. Si un día me siento príncipe pues lo soy. Tampoco me paro mucho a concienciar ni nada. Si quiero ir maquillada lo voy, y si otro día voy con barba lo hago. Esto no hace que me sienta peor persona.

Compartir el artículo

stats