Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

Los últimos supervivientes de Segunda B

Tras las salidas de Reina, Salva Sevilla y Joan Sastre, solo Abdón, Lago y Raíllo sobreviven de aquel Mallorca que reenganchó a la afición

Antonio Raíllo, Lago Junior y Abdón Prats, tras uno de los partidos disputados en Austria. | RCDM RCDM

Entre los tres suman 528 partidos con la camiseta del Real Mallorca, 77 goles y 18 temporadas. Lago Junior (Costa de Marfil, 1990), Antonio Raíllo (Córdoba, 1991) y Abdón Prats (Artà, 1992) son los últimos supervivientes de aquella camada de futbolistas que hace ahora cinco temporadas bajó al barro, apretó los dientes y sacó al equipo de las catacumbas del fútbol español.

Un grupo que, dirigido por Vicente Moreno y capitaneado por Xisco Campos, reenganchó a la afición con su equipo, les hizo disfrutar y les invitó a soñar. Juntos vivieron la parte mas bonita del fútbol, la de los triunfos, los festejos y los ascensos; pero también aprendieron a sufrir con las derrotas, las asperezas y los descensos.

Tras una temporada complicada para los tres y con la incertidumbre de conocer cuál será el futuro inmediato de Lago, en Fulpmes el extremo, el central y el delantero han vuelto a compartir una pretemporada y a revivir viejos tiempos. Tras la marcha de Manolo Reina, Salva Sevilla y Joan Sastre; Raíllo, Lago y Abdón son los últimos supervivientes de Segunda B.

Lago Junior es el futbolista más longevo del plantel. El extremo costamarfileño aterrizó en la isla en enero de 2016, convirtiéndose en uno de los primeros fichajes de la propiedad americana. De carácter reservado, tímido y honesto, al 11 del Mallorca le tocó madurar a pasos acelerados. Fue uno de los pocos jugadores que no fue señalado con el descenso del equipo a la división de bronce y, a las órdenes de Moreno, creció como jugador. Tras no encontrar su hueco en el equipo el pasado curso, en enero fue cedido al Huesca, pero ha regresado este verano para convencer a Aguirre de que puede finalizar el año que le queda a su contrato.

Raíllo ha vivido una montaña rusa de sensaciones a bordo del Mallorca. El central pasó de ser uno de los jugadores más odiados del plantel a lucir, hoy en día, el brazalete de capitán. Defensor de los suyos a ultranza, el cordobés sufrió el pasado curso una lesión que le mantuvo media temporada fuera de combate. Con contrato hasta 2024, el defensa quiere negociar una ampliación con el club para seguir defendiendo la elástica rojilla.

El Mallorca significa todo para Abdón Prats y Abdón Prats significa todo para el Mallorca. El delantero de Artà, criado en las categorías inferiores de la entidad, ha conseguido goles muy simbólicos para la historia del club. Pese a no disponer de todos los minutos que le gustaría en Primera, el mallorquín siempre ha exprimido el tiempo que le han dado sus entrenadores al saltar al verde. Como Raíllo, tiene contrato hasta 2024.

Compartir el artículo

stats