50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Los deberes pendientes del Barça ante el Mallorca

Fichado Ferran Torres y a punto Cavani, que no estarán en Son Moix el 2 de enero, Xavi ya estudia cómo suplir a los sancionados Xavi y Busquets

Busquets, que vio la quinta amarilla en Sevilla, no estará en Son Moix, al igual que Gavi.

El Barcelona cerró el año 2021 con un empate ante el Sevilla (1-1) y con deberes por hacer que Xavi Hernández debe resolver en el primer partido de 2022, el próximo 2 de enero ante el Mallorca en Son Moix. Confía el técnico azulgrana en que sus pupilos adquieran «madurez» para «entender mejor el juego». En los despachos se trabaja a marchas forzadas para reforzar una plantilla con muchas lagunas. Y el primer paso se ha dado con el fichaje de Ferran Torres, que llegará previo pago del Barcelona al Manchester City de 55 millones de euros más diez en variables. Está a punto Cavani, pero ninguno de los dos, al igual que Dani Alves, no podrán ser inscritos en la Liga hasta el 3 de enero, por lo que no estarán disponibles para el partido de Son Moix.

Tras el punto sumado en el Ramón Sánchez Pizjuán, el primer equipo azulgrana gozará de seis días de vacaciones coincidiendo con el parón navideño. No regresará el Barça a los entrenamientos hasta el 28 de diciembre, cuando empezará a preparar un inicio de año exigente con tres salidas consecutivas en Mallorca, Linares y Granada.

Puso punto final al 2021 el equipo de Xavi con sensaciones agridulces. Compitió en casa del segundo clasificado, pero no aprovechó la superioridad numérica por la expulsión en el minuto 64 del sevillista Koundé para sumar tres puntos que, según el técnico catalán, habían merecido. «El equipo está compitiendo, mejorando y me voy orgulloso, aunque no del empate, porque el Barça está hecho para ganar. Pero este es el camino», analizó.

En las últimas comparecencias, Xavi ha insistido en la idea de que el club ha perdido el modelo de juego que le dio tantos éxitos cuando él era jugador. Ante el Sevilla apuntó que el Barça que vio «se acerca» al que él quiere, siendo «valiente y yendo al ataque», si bien matizó que «a veces falta tener más paciencia y madurez para entender mejor el juego».

Para ello, el técnico confía en que sus jugadores interioricen los automatismos tácticos a medida que avancen las jornadas para acabar el curso, por lo menos, entre los cuatro primeros.

Con el liderato en LaLiga casi imposible, disputar la próxima temporada la Liga de Campeones se ha convertido en el principal objetivo del club, que espera que con la recuperación de lesionados como Ansu Fati, Pedri y Memphis, que podrían reaparecer el 2 de enero contra el Mallorca, pueda asentarse en la cuarta posición, ahora a dos puntos.

A Xavi se le presenta otro problema importante para el partido contra el Mallorca, como es la ausencia de dos intocables, Gavi y Busquets. Ambos vieron la quinta amarilla en Sevilla, por lo que se verán obligados a descansar ante los rojillos. Dos ausencias complicadas de cubrir, la del primero por el descaro y energía de sus 17 años y el segundo por el equilibrio que aporta al centro del campo. Frenkie de Jong puede ser su sustituto en el medio centro.

Los ejecutivos no solo tienen encima de la mesa las carpetas de salidas e incorporaciones, sino que trabajan también con las renovaciones de Dembélé, cuyo contrato termina en junio de 2022, y de Gavi. «Hay que actuar ya. Si hace falta pondremos dinero entre todos. No se puede perder a este tipo de jugadores. Deben ser la base del presente y el futuro. Tengo entendido que el club está trabajando muy bien para la renovación de Gavi», dijo Xavi sobre la situación del jugador andaluz, en ausencia de Ansu Fati, el sorprendente líder de esta joven generación de futbolistas que llenan de esperanza a una afición barcelonista que está sufriendo más de lo esperado la etapa post Messi.

Compartir el artículo

stats