Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atlético de Madrid - Real Mallorca: Jaque al campeón

El Mallorca sepulta la crisis de resultados en Liga con una remontada de época gestada en los diez últimos minutos ante el Atlético de Madrid en el Wanda uRusso, de cabeza en el ochenta, y Kubo, tras una jugada personal en el noventa, convierten en estéril el gol inicial de Cunha y hacen justicia al partido - Los bermellones vuelven a ganar más de dos meses después

26

El Mallorca asalta el Wanda Metropolitano

Se acabó la tristeza, la apatía y la falta de victorias. Adiós a los partidos de solo sensaciones y malos resultados de los dos últimos meses. El Mallorca asaltó ayer el Wanda Metropolitano, el bastión inexpugnable del Atlético de Madrid, el vigente campeón de Liga. Frotarse los ojos no hará que desaparezca un triunfo con aroma a gesta y que será de los recordados por el imaginario bermellón. Lo que parecía un escenario imposible se hizo realidad y eso no se lo quitará nadie. 

Cuando el equipo estaba más cuestionado que nunca, los de Luis García se reencontraron a sí mismos y, gracias a un cabezazo inapelable de Russo en el 80 y una contra de libro culminada por Kubo en el 90, dejaron en nada el tanto de Cunha para reventar la pelea por el título y para volver a marcar distancia con el descenso. 

El Atlético no había perdido en Liga este curso en casa y el Mallorca no ganaba fuera de casa desde la jornada 2. Todo eso quedó a un lado en un partido en el que los bermellones destaparon el tarro de las esencias para culminar una remontada en diez minutos. Aguantar, gestionar y acelerar. Ese fue el ‘modus operandi’ del mayor asalto que se recuerda en el Wanda Metropolitano, donde todavía ningún equipo había conseguido remontar en Liga. Cuando tocó sufrir, lo hicieron; cuando tocó competir, también. No todo lo anterior se arregla con un triunfo, el equipo tiene carencias, pero es un buen pilar desde el que sustentar una recuperación que ya parece más cercana. 

Pedía Luis García en la previa que su equipo recuperara la esencia que demostró en Anoeta. Y lo hizo. Apostó el madrileño por Abdón en ataque y depositó su confianza de nuevo en Antonio Sánchez. El de Artà aprovechó los 70 minutos que estuvo sobre el campo, siendo el faro para el equipo arriba, aguantando y sacando faltas. Tuvo el gol, pero su disparo salió rozando el palo. El palmesano, sin embargo, estuvo gris, desaparecido y poco conectado. Su bajón es notorio y con Kubo llamando de nuevo a las puertas no le conviene. 

Los de Simeone, hundido tras el partido, salieron dispuestos a finiquitar el partido por la vía rápida para ponerse a pensar en el Oporto y la Liga de Campeones. Los bermellones pagaron el miedo escénico y se dejaron apabullar por el rival. Pero solo duró veinte minutos, en los que Reina no tuvo excesivo trabajo más allá de un tiro de Lodi. 

El Mallorca salía con criterio desde atrás, pero le faltaba atreverse en ataque. Todo cambiaría en el 27. Dani, tras una gran jugada individual, filtraba un pase al hueco a Abdón, que optó por un disparo lejano que se fue rozando el palo. Algo hizo ‘click’ en ese momento en la cabeza de los bermellones, que empezaron a vivir en terreno rojiblanco y a pensar que igual ganar en el Wanda no era una utopía.

En ese contexto la figura de Kang In Lee, al que le ponen los grandes escenarios como ya hiciera el día del Bernabéu con un golazo, se engrandeció. Primero hizo lucirse a Oblak con un disparo ajustado a la escuadra. Y en la jugada siguiente, se sacó un misil desde veinte metros, sin tomar carrerilla, que rozó la escuadra izquierda. Aunque parezca mentira, la llegada del descanso no era motivo de alegría en un encuentro en el que los bermellones podían ir por delante. 

El único pero que se le podía achacar era que Galarreta y Maffeo ya tenían tarjeta. Pero es que la actuación de Martínez Munuera merece un capítulo aparte. Fue excesivamente severo con los bermellones y permisivo con los colchoneros, mostrando una falta de ecuanimidad que siguió por la misma tónica en la segunda mitad y que desquició por momentos a los de Luis García. 

Tras el descanso llegó el temido asedio del Atlético. Los de Simeone aumentaron el ritmo y empezaron a encerrar a los bermellones en su área. El argentino metió más pólvora con la entrada de Lemar y Joao Félix y llegó lo que se palpaba. Correa, por banda izquierda, le hizo un lío a Valjent y metió un centro al área pequeña. Cunha intentó el remate, le pegó mal, Reina perdió la referencia del balón -no se entiende qué hizo- y el brasileño, desde el suelo, empujó un balón que a punto estuvo Russo de despejar sobre la línea. El Mallorca competía como nunca, pero volvía a ir por detrás del marcador.

El equipo necesitaba cambios. Da la sensación de que Luis García aguanta demasiado para hacerlos, pero esta vez el tiempo le dio la razón. Ángel, Kubo y Battaglia entraron de una tacada en el 72. Y por si fuera poco, Fer Niño por Baba. Más munición para que el gran partido no cayera en saco roto. Y dicho y hecho. Un minuto después de la entrada del sub-21, Kang In Lee metió un caramelo en el área a saque de una falta y Russo, el más discutido en el último mes, conectó un remate inapelable de cabeza haciendo imposible la estirada de Oblak para hacer justicia en el marcador.

Y tan rápido como dio alegría al ataque, Luis García reculó quitando a Kang In por Sedlar. Quedaba apretar los dientes y resistir las intentonas del Atlético. Pero ayer el Mallorca quería dar un golpe encima de la mesa. Y llegó la machada, la gran gesta en lo que llevamos de temporada. El partido se plantaba en el minuto 90 y en una contra Kubo tocaba para Dani, este para Ángel y el japonés comenzaba a esprintar. El canario lo detectó y metió un pase delicioso para que el extremo comenzara a correr, se plantara delante de Oblak y le batiera con un disparo raso, desatando la euforia entre todo el equipo y los suplentes en una celebración que demuestra la unión en el vestuario.  

El Mallorca dice adiós a la época oscura sin ganar y se planta con 19 puntos con la esperanza de haberse encontrado de nuevo. 

 Ficha técnica:

Atlético de Madrid: Oblak, Llorente, Savic (Hermoso, m.10), Felipe, Lodi, Koke, Kondogbia, De Paul (Lemar, m.59), Correa (Vrsajlko, m.70), Griezmann (Joao Félix, m.59) y Cunha (Luis Suárez, m.70)

Real Mallorca: Reina, Maffeo, Valjent, Russo, Jaume Costa, Baba, Galarreta (Battaglia, m.72), Antonio Sánchez (Kubo, m.72), Kang In Lee (Sedlar, m.83), Dani Rodríguez y Abdón (Ángel, m.72)

Goles: 1-0, min.68: Cunha, de remate dentro del área pequeña; 1-1, m.80: Russo, de cabeza dentro del área; 1-2, m.90: Kubo, de disparo dentro del área tras jugada personal.

Árbitro: Martínez Munuera

T. Amarillas: Galarreta, Maffeo, Baba, Felipe, Valjent, Lodi y Reina.

Compartir el artículo

stats