Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis García Entrenador del Real Mallorca

«Los fichajes nos igualan para competir con los demás»

«Si quedamos cuartos por abajo será un éxito», reflexiona el entrenador bermellón, que asegura que la temporada pasada «tenía más presión» - «Vamos a tener claro lo que somos», advierte - «A Ortells le pongo un diez», destaca

Avance de la entrevista a Luis García Plaza, entrenador del Real Mallorca M. Mielniezuk

Con los muchos y buenos fichajes que han llegado. ¿Siente una mayor presión?

¿Presión? ¿A mí, por qué?

Porque le han diseñado una plantilla más que digna.

Creo que estáis equivocados porque el club va junto, no hay que distinguir entre Pablo Ortells (director deportivo) o yo. Con todos mis respetos no entiendo la pregunta.

Si los resultados no llegan, todas las miradas van siempre hacia el entrenador.

Le digo que si quedamos cuartos por abajo será un éxito. Lo que hemos hecho es igualarnos para competir con los demás, es mi opinión y lo ha dicho Pablo Ortells. Hemos hecho una plantilla para competir. El perfil lo teníamos muy claro, gente con experiencia en Primera con los Jaume Costa, Ángel o Maffeo y después gente con mucha hambre y muy joven, con Kubo, Fer o Kang In. En eso hemos acertado. Quitando a Ángel, ¿qué jugadores han hecho goles en Primera? Díganme alguno.

Ninguno.

Por eso vamos a tener claro lo que somos. Más presión teníamos el año pasado que este año, había que estar entre los cuatro primeros y después salió muy bien.

¿Le han traído todo lo que ha pedido?

Sí, Pablo sabe el estilo de jugadores que me gustan. Hemos tenido claro que somos el Mallorca. Por ejemplo, el Getafe ha hecho once fichajes, todo el mundo se ha reforzado. Hasta la entrada del CVC, que nosotros no lo hemos utilizado, éramos el equipo que había firmado mejor dentro de sus posibilidades. A partir de ahí todo el mundo ha firmado muy bien y se ha igualado. Por ejemplo, el Elche tiene a Benedetto, Lucas Boyé y Lucas Pérez arriba.

Nadie esperaba un inicio tan bueno, con siete puntos de nueve. ¿Y usted?

No. Los entrenadores no nos planteamos hacer siete puntos… El equipo dio señas en la pretemporada de ser un equipo fiable, después los resultados han sido de 1-0 y 0-1. Lo importante es que nos están haciendo pocas ocasiones, eso te da para sumar. Podríamos haber tenido menos puntos, pero el equipo ha competido, que es lo que queremos.

Con esta plantilla tiene mimbres para salvarse.

Claro que sí. Mi opinión es que hay un grupo de siete u ocho equipos que debe estar arriba, y después hay uno de doce de sálvese quien pueda, unos con más recursos que otros. Siempre hay una sorpresa de los de abajo que se mete arriba, y una sorpresa de los de arriba, que se mete abajo. Es vital que este proyecto se mantenga en Primera y, como dijo Pablo, si es en la última jornada, pues ya vale. Después ojalá el fútbol dé para más.

Hace un año la propiedad le pidió, por presupuesto, meterse en el play-off. ¿Qué le ha pedido ahora?

Salvarnos. Me gustó esto de la propiedad el año pasado. Me dijo que si quedas el séptimo no habrás cumplido el objetivo y, si asciendes, estarás por encima. Es una propiedad realista, con el presupuesto que manejamos el objetivo es salvarnos, pero Pablo se ha movido de puta madre al fichar jugadores libres y cedidos. Los futbolistas ven un proyecto serio y que quiere crecer. Hay dos casos muy claros como los de Take y Kang In, que han querido venir ellos y no lo han hecho por dinero.

De 0 a 10, ¿qué nota le pone a Ortells tras los fichajes?

En esto del fútbol moderno todo va de la mano. El año pasado ascendimos todos. Ascendió Ortells, Luis García, los jugadores y el jefe de prensa. Y cuando sale mal, pues también es algo de todos. Cada uno tiene su área. Por ejemplo, si Ortells me dice que va a traer a uno y a mí no me gusta, pues es que no me gusta, sería estúpido traer a un jugador que no le gusta al entrenador. Todo está un poco relacionado. No entro en las negociaciones ni en lo que cobra cada uno, no es mi trabajo, pero después yo decido quién juega. El año pasado fue un diez para todos, incluido a Pablo y, este año, con siete puntos en la clasificación, un diez también. Quizá en febrero ya no es tanto un diez.

En la anterior etapa no siempre estaba relacionado. El club fichaba y el técnico entrenaba.

Yo le digo que desde el año pasado es así. Y algunos fichajes no nos salieron como esperábamos y me siento tan responsable como Pablo.

¿Ha temido por la salida de algún jugador importante? El nombre de Valjent estaba en la calle.

Pues no, porque no me han comentado nada. Y si alguna vez pasa, pues es fútbol, no hay más.

Tiene dos jugadores por puesto, tres en alguna demarcación.

Hemos hecho una plantilla larga, muy joven y eso te va a dar cosas buenas y malas. Tendré que saber manejar la situación. A los jóvenes hay que verles en los momentos duros y ahí la experiencia siempre suma. Sevilla ya no es el más rápido, pero de cabeza es un diez. O Reina, Raíllo y demás, eso suma. Durante el año son todos necesarios.

Son veintisiete.

El tiempo me dirá si son demasiados o no. Febas ha hecho una pretemporada de la hostia y llegará su momento, por poner un ejemplo, pero es que Salva y Galarreta lo han hecho muy bien.

¿Kubo le gusta más como extremo o por detrás del punta?

Detrás del punta te puede dar cosas diferentes a las que te da Dani. Contra el Espanyol creímos que les podíamos hacer más daño con Dani por dentro y Kubo desde fuera, pero puede jugar en cualquiera de las posiciones del 1-4-2-3-1 que solemos utilizar. Y como él, pues Dani, Kang In y Amath. Mboula y Lago son más bandas que los demás, pero los otros cuatro los podemos utilizar donde queramos.

¿Kubo es su jugador franquicia?

No puede serlo porque no es nuestro, pero sí que es importante. El primer día le vi sonreír. Empezó a saludar, a chocar sus manos, eso le da mucho a un chaval joven porque sabe que le quieren. Hablo de club, afición, entrenador y el mismo vestuario, y por eso creo que va a ser importante.

¿Y Kang In Lee?

Con Ortells siempre hablamos de hacer ocho fichajes, pero debemos estar abiertos. Si llegamos a ir a por él nos hubieran pedido lo que no está escrito, pero un día nos dicen que el Valencia va a firmar a Marcos André, pues dijimos, hay que traerlo. Es un jugador diferente, con una calidad contrastadísima. Ahora ya ha dejado de ser un jugador de la cantera, viene para rendir y a jugarse su futuro. Es un jugador para asentar un proyecto. Su posición natural es por detrás del punta, aunque también puede jugar por fuera.

Son muchos para jugar por fuera.

Son seis y, cuando vuelva Antonio Sánchez, serán siete para tres puestos.

¿Se verá jugar juntos a Kang In Lee y Kubo?

Pues claro que sí. Ahora con lo de los cinco cambios es diferente porque, al final, cambias a la mitad del equipo.

La gran sorpresa ha sido Matthew Hoppe. ¿Le conocía?

Es de los que menos conocía. Pablo me llamó y me dijo que había esta opción, pero que había que decidir ya porque se acababa el plazo. Le veo un poco, pregunto a gente y confío en lo que me dice Pablo y su equipo. Y estoy encantado de que venga. Es otro chaval para invertir en el futuro, se debe adaptar a un nuevo fútbol y a unas nuevas costumbres. La lesión de Ángel es la que nos dio la alerta. Ángel sabes que te va a dar goles, pero no podemos contar con él, de momento, por lo que lo de Hoppe era una oportunidad muy buena. Y ojalá la rompa.

Fer Niño está de moda. Dos goles con la selección española sub-21 el viernes y con el Mallorca marcó ante el Alavés y lo hizo muy bien ante el Espanyol.

Le felicité por mensaje y espero que siga así. Está en una dinámica muy buena y con confianza. Es un jugador que tiene muchas ganas de crecer, de demostrar al Villarreal que es un jugador de su nivel, que es el campeón de la Europa League, pero tiene que seguir en esta línea porque el día que baje un poquito tiene detrás a Abdón, Ángel y Hoppe, que le van a apretar. Eso es bueno para todos.

¿En qué papel queda Abdón?

El año pasado tenía en mi cabeza a Budimir y Álex Alegría, y Abdón partía como el tercer delantero. Budimir se fue y después se comió a los demás, pero se los comió. Y tiene que ser así. Ya ha jugado en dos partidos y sabe que no es titular indiscutible, pero que tengo confianza en él. Después depende de su rendimiento, como cualquier otro. Y si hubiera marcado en Vitoria… Es que eso es fútbol.

¿Ha cambiado el papel de Baba en Primera?

Ya lo dije. El año pasado, que jugábamos con Galarreta y Salva Sevilla, dominábamos mucho y en campo contrario y Baba tuvo un papel bueno, pero ahora lleva tres partidos a un nivel increíble, el pulpo se queda corto y ojalá siga así. Nuestro estilo es claro, pero en Primera no podemos tener el balón tanto tiempo porque no nos da. Y necesitas otro tipo de jugador y Baba es de los mejores que hay. Y Battaglia también nos va a aportar, es diferente a Baba, pero muy posicional, que sabe robar y que juega bien. Estamos bien cubiertos.

En estos tres primeros partidos Salva Sevilla ha sido titular en Palma y suplente fuera; y además, no ha acabado un partido. ¿Será la tónica durante la temporada?

Salva Sevilla es uno de los jugadores más importantes de la historia reciente del Mallorca. Su rendimiento, profesionalidad y su calidad está fuera de toda duda. Fue el mejor centrocampista de Segunda, junto a Sergi Darder, la temporada pasada y hay que guardarlo en formol. Y ojalá pueda aguantar otro año más a este nivel. Ya no puede jugar todos los minutos de todos los partidos, o al menos yo lo veo así, pero lo importante es la calidad de lo que nos da. Es un lujo como entrenador tener a un jugador como él. A los jóvenes les digo que se fijen en él, no es lo que juega, sino lo que transmite. Es por encima de un diez.

Había debutado con el Athletic, pero Galarreta llega ahora a Primera División.

Es extraño que no estuviera en Primera antes. Es un jugador muy importante para nosotros, porque te da muchas cosas, se tiene que adaptar al ritmo de la Primera División porque es otra cosa, pero ojalá no me equivoque cuando digo que es el futuro Salva Sevilla en mucho tiempo.

Luis García posa ayer para este diario antes de la entrevista en Son Bibiloni.

La titularidad de Reina nunca se ha discutido. ¿Este año puede ser diferente?

Reina ha empezado jugando y está bien, hemos hecho una apuesta de futuro. Reina va cumpliendo años y en algún momento tiene que haber ese relevo, pero no digo que vaya a ser este año. Quizá es en tres jornadas, veinte o el curso que viene, pero Greif va a ser un buen portero. Eso sí, tiene que adaptarse porque viene de otra Liga y otro país.

Usted es muy activo en las redes sociales. ¿Le molesta que algunos de sus jugadores se exponga tanto, como por ejemplo Mboula?

No sé lo que hacen los jugadores. Sigo a Manolo (Reina) porque tengo con él una relación de hace muchos años. Hay que entender a cada uno como es, cada uno tiene una edad. Ellos viven de eso. No soy muy activo, pero me gusta dar normalidad a las cosas. Tengo mi vida, me gusta ir con la bici, a correr. Transmite normalidad. Sobre todo me gustaba utilizarla en el extranjero porque es una manera de mantenerte en contacto con tus amistades.

¿La Copa del Rey le gusta o le molesta?

Me gusta mucho. El año pasado me jorobó cómo perdimos ante el Fuenlabrada. Hubiéramos jugado ante el Levante si hubiésemos pasado, lo que me hacía mucha ilusión. Vamos a competirla, y el día que nos eliminen que no sea porque no lo hemos dado todo. Hay que tomarla como hay que tomarla, pero que no se convierta en una obsesión. No es un objetivo, pero no la tiro. Haré cambios seguro.

¿Le dolió la salida de Luka Romero?

A mí no tanto. Creo que más al club. Mi idea era que participara, de hecho lo hizo en nueve o diez partidos en la primera vuelta. Y mi idea era esa con él, que fuera un jugador más de la primera plantilla. Es un jugador de la cantera y tiene que doler a la gente que ha trabajado con él. Creo que hubiera sido un jugador muy importante, pero no en este presente. Es que tiene 16 años. Con 18 o 19 hubiera sido titular con esta progresión. Si ha decidido irse no puedo hacer nada.

Ahora que ha pasado todo, ¿no podrían haberse ahorrado usted y Vicente Moreno todos los reproches que se han lanzado uno al otro?

No. Ya verás como cuando vayamos a Barcelona no habrá ningún reproche porque hablo yo antes. Yo solo le he contestado. Que me digan una vez que yo he hablado algo mal de él. Yo solo le he contestado. Habló de nuestros arbitrajes, de que si era una parte importante de nuestro ascenso. Son cosas que tengo que responder. No tengo ningún problema con Vicente, pero cuando atacan a mi trabajo o a mí, me cabrea.

Tras el partido, no se escuchó su diálogo con Pendín, pero se le entendió todo (le recriminaba que Moreno se hubiera ido al vestuario al pito final del árbitro).

No tengo nada que decir. El año pasado ganaron 1-2. Es lo que tengo que decir.

¿Cómo fue la comida con Héctor Cúper? ¿Hablaron de Abdón?

(Ríe). No. Y si habla seguro que es para mal, como todos los suegros. Ni hablamos de Abdón. Cuando estás con una persona de este estilo tienes que hablar poco, escuchar mucho y aprender. Es un hombre que rebosa experiencia, mallorquinismo también. Fue un honor, porque los entrenadores casi no tenemos relación, somos tan gilipollas. Me llevo bien con Mendilibar, con Valverde, pero con los demás no.

¿Le gusta a Cúper su Mallorca?

Él dice que sí, pero lo tenía delante (ríe). Es un hombre con una gran experiencia. Ahora entrena a Congo, y hablamos de su etapa en el Valencia, en el Inter. Tiene un gran bagaje. A mí me han enseñado que hay que respetar a las personas mayores que tú.

Compartir el artículo

stats