Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MINUTO 91

Nadal y su aplauso al Villarreal se ha salido de madre

La lección que hay que extraer de la ausencia de la felicitación del tenista al Mallorca por el ascenso es que el mundo no empieza ni acaba en las redes sociales

Luis García ha sido el líder que ha conducido al Mallorca a Primera.

Luis García ha sido el líder que ha conducido al Mallorca a Primera. LOF

Que Rafa Nadal podría haber felicitado al Mallorca en las redes sociales por el ascenso a Primera División, es verdad. No hubiera estado mal. Que sí lo hiciera con el Villarreal con motivo de su título en la Liga Europa no es motivo para que el genial tenista mallorquín fuera masacrado como si hubiera cometido un delito. «La sociedad está crispada y radicalizada», dijo el de Manacor en referencia a un caso que no ha sido más que una tormenta en un vaso de agua. Nadal, que está muy por encima de estas cuitas, ya felicitó al Mallorca tras su victoria ante el Alcorcón que le dejaba a las puertas de Primera en un programa de radio escuchado por más de un millón de oyentes. El tenista está en su derecho de felicitar a quien quiera por el medio que desee, y no necesariamente tiene que ser por Twitter. La lección que hay que extraer de esta absurda historia es que el mundo no empieza ni acaba en las redes sociales. Más que no felicitar al Mallorca, lo que ha molestado es que lo hiciera al Villarreal. Encenderse once años después con la afrenta protagonizada por los castellonenses contra el Mallorca -denunció al club bermellón por deudas estando en concurso de acreedores y ocupó la plaza de los rojillos en la Liga Europa pese a quedar quintos-no tiene ninguna razón de ser, entre otras cosas porque no se puede vivir permanentemente con rencor.

Punto y final. El Mallorca acabó la temporada en Ponferrada con mal sabor de boca. Porque tuvo el título en la mano, pero un gol de los locales en los instantes finales acabó con el sueño de quedar campeón. El título fue para el Espanyol, pese a perder en Alcorcón. El partido sirvió para el debut y quién sabe si despedida de Koke Vegas y para comprobar que algunos jugadores no dan el nivel, mucho menos para jugar en Primera. Es la hora de Pablo Ortells, que debe atinar en los refuerzos -entre cuatro y ocho son necesarios, según Luis García-, para formar un equipo que luche con garantías por la permanencia en Primera.

Ira contra Guardiola. De vergüenza ajena lo que se ha podido leer y escuchar contra el entrenador del Manchester City tras su derrota ante el Chelsea en la final de la Liga de Campeones. Cada uno es libre de opinar lo que quiera pero, y volviendo al mal uso de las redes sociales, muchos comentarios no llegan ni al nivel de barra de bar. Algunos de ellos de periodistas supuestamente afamados que mezclan churras con merinas. Qué tendrá que ver el origen de Guardiola, catalán, y su condición de independentista confeso con su labor profesional. El exentrenador del Barcelona, independientemente del resultado del sábado en Oporto, ha demostrado que es uno de los mejores técnicos del mundo, si no el mejor.

Otra muerte en el asfalto. Jason Dupasquier, un chaval de 19 años, es la última víctima del peligroso mundo del motociclismo. El suizo se mató en los entrenamientos del sábado en el circuito de Muguello. Pero como otras tantas veces, el circo no se detiene y el gran premio se celebró ayer con el cuerpo del suizo todavía caliente. Tan triste como lamentable.

Compartir el artículo

stats