Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

La negación de un todo

El Mallorca pierde por primera vez esta temporada dos partidos seguidos. El Sabadell llevaba cinco meses sin ganar en su campo. El Almería regala puntos que el Mallorca no aprovecha. La negación del gol es un hecho. Fuera de casa se ha destruido la racha. El Mallorca no remonta un resultado adverso en lo que va de temporada.

Y en la Nova Creu Alta acabó jugando a la antigua, con tres defensas: Fran Gámez, Valjent y Raíllo; dos centrocampistas, Febas y Dani Rodríguez; y cinco delanteros con dos bandas: Mboula y Mollejo y tres puntas: Amath, Abdón y Álvaro sin que ninguno sea capaz de tirar a portería.

Todo ello unido a una preocupación añadida, y es que ningún jugador está a su nivel habitual, absolutamente nadie. ¿Cansancio? ¿Estrés? ¿Vértigo?

El Mallorca está vivo y distanciado gracias a los errores del Almería más que por sus aciertos, pero un equipo aspirante al ascenso no debe caer ante Castellón y Sabadell, con todo el respeto debido para ambos adversarios.

El fútbol será (hipócritamente) de los ‘fans’ (antes llamados aficionados), pero los aficionados-fans no se merecen tanto sufrimiento después de haber disfrutado de tanto placer.

Hasta el marketing estuvo en contra cuando el rosa sustituyó al bermellón y negro. Y Luis García Plaza, expulsado, arrodillado y desesperado.

Compartir el artículo

stats