05 de mayo de 2019
05.05.2019
Fútbol/Liga 123
Mallorca21Sporting

Álex López obra el milagro del Real Mallorca ante el Sporting

El delantero catalán, que entró en el minuto 85, marca el gol de la victoria en el último segundo del partido

05.05.2019 | 18:08
Álex López obra el milagro del Real Mallorca ante el Sporting

Un gol de Álex López en el minuto 95, en la última jugada del partido, dio la victoria al Mallorca sobre el Sporting, que le impulsa en su intento, ahora ya sí nada disimulado, de ascender a Primera División. El delantero catalán, ignorado en los dos últimos meses quedando incluso fuera de las convocatorias, entró por Pedraza a cinco minutos del final en un cambio ya a la desesperada, pero ambicioso de Vicente Moreno. En los casi diez minutos que estuvo sobre el terreno de juego fue objeto de un penalti clarísimo por agarrón de Babin y, en la última acción del partido, marcar el gol de la victoria, de una victoria que vale tres puntos de oro. "Sí se puede, sí se puede", corearon los once mil espectadores que se dieron cita en Son Moix. Este gol puede ser clave si al final se consigue el ascenso.

Consciente de lo que se jugaba, entró enchufado al partido el Mallorca [vea aquí las fotos]. Desde el pitido inicial se hizo con el dominio del balón liderado por un hiperactivo Salva Sevilla y un Dani Rodríguez que estaba en todas las salsas. Delante, un Sporting que se jugaba una de sus últimas opciones de meterse entre los seis mejores del campeonato. Si perdía, prácticamente se esfumaban todas; si ganaba, se metía de lleno en la lucha por el play-off.

Moreno, que reaparecía en el banquillo tras tres jornadas ausente por sanción, ordenó zafarrancho. Sus jugadores se comían cada balón. Borraron de un plumazo a su rival, sorprendido por la capacidad de pelea de los mallorquinistas. Tenía que pasar algo. Y rápido. Y llegó. En el minuto 18 Budimir se hizo con el balón y batió por bajo a Mariño. Mientras los jugadores del Mallorca hacían piña en torneo al croata, los del Sporting se comieron literalmente al árbitro sin que este mostrara ni una tarjeta. Tenían razón los asturianos en su protesta porque Budimir arrancó en claro fuera de juego que se comió uno de sus asistentes. Con el VAR, que se aplicará la próxima temporada en la Liga 123, se hubiera anulado la acción y se hubiera hecho justicia. En cualquier caso, el gol subió al marcador. Todo a pedir de boca para un Mallorca que había hecho méritos para ir con ventaja. El juez de línea quedó afectado por esta errónea decisión porque poco después fue descalificado por Díaz de Mera en un par de decisiones. Una mala tarde la tiene cualquiera.

Tras el gol, el Mallorca perdió algo de fiereza. Con el primer objetivo conseguido, dejó peligrosamente que el Sporting se hiciera dueño del balón. Y tanto se hizo que a la media hora empataba por medio de Djudjevic. El balcánico aprovechó un pase al hueco de un compañero y con la permisividad de un Valjent lento batió a Reina en el primer palo. Un mazazo. Pero también una lección. En el fútbol no te puedes dormir ni aún con el marcador a favor. Con el empate en el electrónico, el Mallorca se vino abajo. Acusó más de la cuenta un gol que no entraba en sus planes. El equipo de José Alberto López hacía daño en sus llegadas y entró el pánico en la defensa rojilla.

El Mallorca recobró el pulso al partido en el inicio de la segunda parte. Se hizo de nuevo dueño del balón y cercó la portería de un Mariño cada vez más exigido. Al cuarto de hora se lució a un remate a bocajarro de Dani Rodríguez, el mejor del partido, que era gol o gol. Pero no se sabe cómo, despejó a córner. Dos minutos después se produjo la jugada polémica del partido. Mariño arrolló a Budimir pero, incomprensiblemente, el árbitro pitó falta del delantero. Aridai siguió la jugada y marcó, pero la acción ya estaba anulada. A raíz de esta jugada, Mariño tuvo que abandonar el terreno de juego por su espectacular caída. Le sustituyó Dani Martín, que a los pocos segundos se vio obligado a intervenir de forma decisiva en un mano a mano con Aridai que el canario, una vez más, tiró al muñeco. En el recuerdo sus pifias ante el Oviedo y Zaragoza en sendas acciones calcadas a la de ayer. El pase al hueco a Aridai fue de Abdón, en la primera pelota que tocó a los pocos segundos de sustituir a Budimir.

El final del partido fue eléctrico. Aunque era el Mallorca el que más atacaba, las contras asturianas llevaban peligro. Estaba claro que el empate no contentaba a ninguno de los dos. Moreno dio entrada a Leo Suárez por Aridai, que debía lamentar todavía el error cometido minutos antes. Y, a cinco minutos del final, el técnico valenciano quemó todas sus naves dando entrada a Álex López por Pedraza. La presión fue asfixiante. El gol se mascaba. Pudo llegar de penalti si el árbitro hubiera pitado un claro agarrón de Babin a Álex López en el minuto 89, pero no quiso complicarse la vida. Pero el partido tenía deparada todavía una sorpresa. Álex López se hizo con el balón en el minuto 95, en la última jugada del partido, y de un zurdazo batió a Dani Martín. La locura se desató en Son Moix, en uno de esos goles que, si al final se consigue el objetivo, se recordará como un momento clave. Al final del partido los jugadores formaron una piña y el "sí se puede" resonó en todo el estadio. Con todos camino de sus casas, los jugadores volvieron a salir para celebrar la victoria con los aficionados de la grada Lluís Sitjar. Todavía no se ha conseguido nada, pero lo de hoy puede ser el principio de la más bella historia jamás contada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!