Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minuto 91

Injustos con Pepe Gálvez

Pepe Gálvez, ayer en Son Bibiloni.

Pepe Gálvez, ayer en Son Bibiloni. t. tenerife

Pepe Gálvez se está ganando a pulso una nueva oportunidad en la primera plantilla del Real Mallorca. Demuestra en el filial cada domingo que está perfectamente capacitado para hacerse cargo de un equipo que pide a gritos un cambio en el banquillo, por mucho que los jugadores, como es habitual en estos casos, defiendan a capa y espada a su entrenador. Gálvez ya fue el máximo responsable del Mallorca. De su efímero paso por el primer equipo se recuerda, además de que los resultados no acompañaron, su atractiva propuesta por el fútbol ofensivo. Muchos son los que se preguntan qué tiene Olaizola que no tenga Gálvez, porqué el vasco aguanta en el banquillo pese a que los resultados no le acompañan -12 de 45 puntos posibles- y porqué al de Calvià no se le dio más tiempo en su día -seis partidos- para demostrar la valía que demuestra en el Mallorca B.

Al filial lo cogió en una situación desesperada y, tras la clara victoria de ayer sobre el Hospitalet, ve cada vez más lejos la zona de abajo. Testigo de excepción de la victoria fue Maheta Molango, la persona que prescindió de sus servicios cuando se sentaba en el banquillo del primer equipo. A lo mejor, sin saberlo, tiene la solución en casa. O a lo mejor no. Pero debería intentarlo porque, de perdidos al río. No tiene nada que perder con el cambio y sí mucho a ganar. A lo mejor lo que frena al consejero delegado es que quedaría retratado recurriendo al técnico que ya se cargó. En cualquier caso, todo huele a una gran injusticia con Gálvez.

Un aplauso para Carlos Alberto Lara Ortega. Ha sido el primer valiente que se ha atrevido a suspender un partido por insultos. El colegiado del Campos-Platges de Calvià, de Tercera División, dio por finalizado el partido en el minuto 35 por escuchar de forma insistente insultos desde la grada. No hizo más que actuar en consecuencia con lo acordado en la reunión del Comité Balear de Árbitros: al segundo insulto se suspende el partido. Hay quien pueda pensar que la decisión es exagerada y que, si los árbitros se lo toman a rajatabla, acabarán pocos partidos por la dificultad de controlar a la masa. Pero puede surtir efecto si los espectadores, todos, toman conciencia de que al fútbol, como actividad lúdica, se va a disfrutar y que los insultos y el mal comportamiento están fuera de lugar. No hay sitio para los energúmenos.

Provocador Piqué. El central del Barcelona vuelve a las andadas. Es verdad que los periodistas le preguntaron por cuestiones ajenas a la selección, pero el internacional del Barcelona entró al trapo sabiendo que la audiencia era eminentemente española. Y habló de los valores del Real Madrid, y de la gente que se sienta en el palco, y que el gran rival blanco también es ayudado por los árbitros, pero se ignora. Piqué en estado puro.

Nadal se queda sin premio. Por quinta vez en su carrera, el tenista de Manacor se quedó con las ganas de levantar el trofeo de Miami. Cinco finales, cinco derrotas en Cayo Vizcaíno, la segunda ante el incombustible y genial Federer y la cuarta consecutiva ante el suizo. Faltó la guinda a un buen comienzo de año. Ahora llega el turno de la tierra, donde hay que esperar lo mejor si mantiene el nivel exhibido en este primer trimestre.

El Palma Air Europa coge la directa. Con su imprescindible victoria sobre el Lleida, el Palma Air Europa parece que llegará a tiempo para disputar los play off de ascenso a la ACB. El equipo de Xavi Sastre está lanzado en busca de este objetivo tras una segunda vuelta en la que ha conseguido la ansiada regularidad que tantó buscó, y no encontró, en la primera. Soñar es gratis.

Compartir el artículo

stats