Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Una oportunidad para Olaizola

Javier Olaizola tiene el sábado, en Girona, una buena oportunidad para desmentir a Oriol y demostrar que quien manda en la plantilla es él. Aunque bien hará el técnico en mantenerse al margen de líos y problemas individuales de cada uno y centrarse en el colectivo, que es el que ha de conducir al club a la permanencia. Si las acusaciones de Oriol son ciertas, deja en mal lugar al consejero delegado, que, con las muchas vías de agua que se ve obligado a tapar, encima se pone a jugar a técnico y decidir que Oriol no juega. Por decreto. Y también a Olaizola, quien según Oriol, estaría obedeciendo órdenes "de arriba", aunque cuesta creerlo de un tipo con su personalidad.

Oriol ha sido víctima de su bajo rendimiento, como el de todo el equipo, desde su llegada al club la pasada temporada. Su rol ha sido siempre secundario y le ha salvado que no ha tenido hasta ahora ninguna competencia. Lo hiciera bien o mal, sabía que al domingo siguiente iba a jugar. Pero la situación ha cambiado. En sus últimas ausencias, que él mismo se ha encargado de desvelar que no se han debido a ninguna lesión, no se le ha echado de menos porque ni Saúl primero ni Angeliño después lo han hecho peor.

Oriol ha caído, como tantos otros, en la trampa de las redes sociales. Los problemas se resuelven hablando, y no contando tus miserias. Y, por lo que parece, el diálogo ha brillado por su ausencia en este caso. Cada uno se debe buscar su futuro, y si tan seguro está el jugador de que el club no le corresponde en la medida en que lo ha hecho él, debe estar tranquilo porque no tendrá muchas dificultades para proseguir su carrera en otro lugar.

Compartir el artículo

stats