01 de diciembre de 2014
01.12.2014
Análisis

Marco es un mal negocio, por Sebastià Adrover

01.12.2014 | 00:10
A medida que van pasando las horas me va quedando más claro que en quien menos se está pensando en la venta de Marco Asensio es en el Real Mallorca. ¿Por qué se aceptarán 3,7 millones cuando el club podría embolsarse los 4,5 que marca su cláusula de rescisión? El error de base es entrar a negociar cuando eres consciente de que el mediapunta es pretendido por los grandes del fútbol español. Incluso ahora esta cifra ya parece obsoleta por todo lo que está demostrando el chaval y, sobre todo, por todo lo que se está hablando sobre él –a veces es más importante–. Estos ochocientos mil euros que presumiblemente se dejarán de ingresar por la mayor perla que ha dado Son Bibiloni irían muy bien para alimentar las sedientas arcas del club. Marco ha dejado claro que no perjudicaría al Mallorca siendo consciente de que si forzara incluso podría salir gratis por su contrato de juvenil. Y el argumento de que la rebaja al precio final se debe a que el Real Madrid le deja cedido hasta junio es débil. ¿Lo hubiera prestado a un Primera? Por supuesto que podría darse esa posibilidad, pero el primero que quería llegar hasta final de curso vestido de rojillo es el propio Marco. Ni siquiera se ha jugado esa baza. Por eso espero que Cerdà o Claassen expliquen las razones de este sustancial descuento. Visto lo visto, ya no solo Serra ´regala? jugadores.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine