50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

120 años de una tienda muy ‘sollerica’ en Francia

La tienda de Vendôme regentada por emigrantes de Sóller ha celebrado los 120 años este fin de semana

La tienda de Vendôme regentada por emigrantes ‘sollerics’ ha celebrado los 120 años. J. M.

A lo largo de este fin de semana, la ciudad de Vendôme, en la región francesa de Centro Val-de-Loira, ha vivido la hora mallorquina, y más precisamente sollerica. Lo ha hecho para celebrar los 120 años de una tienda muy especial que, desde 1902 está regentada por emigrantes sollerics y ahora por sus descendientes. Andreé Bernat es el descendiente de la saga que regenta la tienda de ultramarinos y productos españoles «Aux produits d’Espagne».

Sin ninguna duda, se trata de una tienda muy conocida por los habitantes de la ciudad desde hace ya varias generaciones. Para celebrar el aniversario llevará a cabo una exposición en La Chapelle Saint-Jacques.

André Bernat trabaja en la tienda de sus padres desde los años sesenta, y sigue con la tradición familiar de vender productos españoles (frutas, galletas, sobrasada), exóticos (licores del Caribe o México) y su especialidad: vinos de «Touraine» , Francia, Portugal, Italia y España. El pequeño extra de «Aux producits d’Espagne» son los consejos de André Bernat sobre los vinos, que aconseja a sus clientes sobre cómo asociarlos con productos de calidad y preparar una comida de gourmet.

Esta ciencia, André la tiene de una tradición familiar nacida en Sóller. Como muchos sollerics a finales del siglo XIX buscaban mejorar su vida. Sète y Marsella eran las puertas de entrada a un país en plena fase de industrialización con una economía dinámica. Así su familia llegó a Francia, para vender naranjas y frutas del Mediterráneo. Su abuelo Francisco Bernat emigró a Francia y, como numerosos sollerics, trabajó en varias ciudades de Francia (al Este, en Nancy), y después, con consejos del señor Morell, un amigo negociante de la ciudad de Blois (centro de Val de Loira), compró una tienda en la pequeña ciudad de Vendôme. Aunque según decía la madre de André «el comercio es mejor en el Este donde la gente compra grandes cantidades», la familia Bernat se estableció en Vendôme en 1902 «donde el clima es bastante mejor» según dice André. Aprovechando la riqueza arborícola de la provincia de Vendôme, se pueden comprar frutas locales en la tienda de André. «Los albaricoques vienen del huerto de un vecino que ya tiene 80 años», aconseja André en el momento de elegir los frutos.

Andreé Bernat, en su tienda. | J.M. Joan Mora. sóller

El padre de André también emigró a Francia, con un período trabajando en grandes restaurantes de París donde se cruzó con Auguste Escoffier, gran nombre de la gastronomía francesa. En París, su padre también fue testigo del asesinato del presidente Paul Doumer. Una anécdota famosa que suele contar André.

Desde la muerte de su padre, André sigue con la tradición familiar. Tenía oficialmente 18 años cuando empezó a trabajar en la tienda, pero él dice que se inició cuando tenía 7 u 8 años. No puede parar «porque hay personas que buscan por productos especiales, y por eso intento que los haya en mi tienda».

Más noticias de Sóller en Diario de Mallorca.

Compartir el artículo

stats