Lletra menuda

El alba y ocaso de la gran masificación

Far de Cap de Formentor

Far de Cap de Formentor

Llorenç Riera

La única forma de poner coto a la invasión de Formentor es extender la creencia de que tal península idílica no existe, es solo el sueño fugaz de quien padece la pesadilla del territorio y el paisaje desgastado. Pero, como ni siquiera en tiempos de fake news y masificaciones pospandémicas se pueden negar los momentos estelares de la Creación, toda medida restrictiva de acceso al paraíso está condenada al fracaso.

Habrá más buses lanzadera y horarios de mayor restricción porque se ha puesto de moda ir al faro a ver la puesta del sol. En consecuencia, el último grito consistirá en acceder de madrugada y bostezar frente al alba. No hay más restricción válida que la que se pueda implantar en Son Sant Joan y en los puertos.

Suscríbete para seguir leyendo