50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viviendas prefabricadas, un «cambio de paradigma» en la construcción

Las casas industrializadas van ganando terreno en municipios como Marratxí, Calvià o Llucmajor

Así son las casas prefabricadas que van ganando terreno en municipios como Marratxí, Calvià o Llucmajor

Así son las casas prefabricadas que van ganando terreno en municipios como Marratxí, Calvià o Llucmajor Rosa Ferriol

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Así son las casas prefabricadas que van ganando terreno en municipios como Marratxí, Calvià o Llucmajor Rosa Ferriol

Levantar la estructura de una vivienda en dos días y tener la casa lista en cuestión de cuatro meses. Todo ello es factible gracias a las casas industrializadas y prefabricadas, un «cambio de paradigma» en la construcción que va ganando terreno en la isla, sobre todo, en municipios como Marratxí, Calvià, Llucmajor o Santanyí. Raúl Hinarejos es el CEO de Viraje Arquitectura y Ubiko. Se trata de un estudio de arquitectura que construye sus propios proyectos con sede en Valencia y Palmanova. Aterrizaron en la isla hace seis años. Concretamente, en Marratxí, municipio en el que han levantado una quincena de viviendas prefabricadas. También, desgrana, han construido unas cinco en Calvià, otras tantas en sa Torre y ahora empezarán en Santanyí. «Del global, las islas suponen un 45% de nuestra facturación. El sistema gusta mucho», remarca Hinarejos, que destaca el factor de la sostenibilidad a la hora de apostar por una vivienda industrializada: «la reducción de la generación de residuos en algunos casos llega al 65%».

5

Viviendas prefabricadas, un «cambio de paradigma» en la construcción

Esta semana han empezado una vivienda en Marratxí. El martes solo había la cimentación en el solar. El miércoles al finalizar la jornada de trabajo, la estructura de la casa estaba completa. Dos días. Como si de un tetris se tratara, el equipo especializado que coloca las placas de hormigón [trasladadas de la península] lo tiene todo estipulado. Cada placa va enumerada. Y se van montando una tras otra. En el proceso de montaje intervienen unas ocho personas. Cada una tiene su misión, su especialización, además hay un ingeniero y un arquitecto a pie de obra durante el montaje. «Así consigues levantar la vivienda en dos días con un control de calidad. El trabajo de albañil se tecnifica, hay más ingenieros y arquitectos en todo el proceso porque es más complejo y casi hay más montadores e instaladores que el perfil de albañilería en húmedo», desgrana Hinajeros, que añade que el albañil entra en acción en lo que ya es reforma.

Hinarejos describe el proceso de montaje en Marratxí: «Empezó el martes a las ocho de la mañana, solo había cimentación». En la mañana del miércoles ya había levantadas las paredes de la planta inferior y al terminar la jornada la estructura y fachada estaba todo listo. Dos días. «El resto del trabajo será una reforma y un jardín. En unos cuatro meses la casa estará terminada», calcula. Uno de los aspectos positivos de este sistema, remarca Hinarejos, es la poca generación de residuos. «Estamos trabajando por ir ganando terreno porque el residuo que se genera en la obra es cero», explica al referirse al montaje de las placas de hormigón. Luego, señala, en la siguiente fase se generan residuos porque es como una reforma pero «si uno tiene en cuenta el total de la obra, generamos mucho menos residuos y es positivo para la isla», remarca.

Un 3% del mercado

Y si en este «cambio de paradigma» en el sector de la construcción hay que ponerle porcentajes, Hinarejos afirma que actualmente la construcción industrializada es solo el 3% del mercado en España pero remarca que «su crecimiento es exponencial». Es verdad, admiten desde Ubiko, que «tiene un largo recorrido por delante pero primero de todo debe cambiar el enfoque cultural que se tiene sobre el sector. «No tiene sentido seguir siendo un sector que planifica poco, que no estandariza procesos y que no usa las mejores tecnologías y sistemas a su alcance», reconocen. «La arquitectura y la construcción deben coexistir desde el inicio para poder ofrecer lo mejor en diseño, confort, calidad y control de costes», sentencian desde la firma que avanzan que están desarrollando lo que será la «industrialización 2.0» que en breve presentarán.

Compartir el artículo

stats