Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Autor del libro 'Rojo atardecer en Kabul'
Entrevista

Oscar Ferre: «Ya estamos en la Tercera Guerra Mundial aunque aún no nos demos cuenta»

El autor destaca los paralelismos entre la invasión soviética de Afganistán y la actual entrada de las tropas rusas en Ucrania

El atuor de ‘Rojo atardecer en Kabul’ posa para este diario durante la entrevista.

Oscar Ferre (Palma, 1978) presentó este jueves en Manacor ‘Rojo atardecer en Kabul’ (Purpurina Editorial) una novela histórica que transcurre durante los preparativos de la invasión soviética de Afganistán en 1979. Basada en archivos desclasificados de la KGB y que demuestra los asombrosos paralelismos que tiene con la entrada de las tropas de Putin en Ucrania.

¿Cómo empieza su interés por la invasión de Afganistán?

Siempre he tenido inquietudes históricas. Me cuestionaba por qué Afganistán es el caos que es hoy en día, si las imágenes de los 60 y 70 mostraban un país completamente distinto. Si usted mira fotos de antaño, verá que está lleno de hippies, como pasaba en Eivissa por esos años.

Porque usted no es historiador de carrera...

No. Yo me dedico al turismo y a la aviación, organizando charters y jets privados para determinados clientes, con una vocación más internacional. El nombre sería bróker aéreo. Trabajo más con aerolíneas extranjeras de un perfil distinto para conseguir vuelos directos o más especiales, que a través de las compañías habituales podrían significar varias escalas. Por ejemplo desde Palma hasta Argelia, que queda cerca, con una compañía normal tendría primero que ir a Barcelona o Madrid para después hacer escala en París y volver atrás. A veces también algunas aerolíneas no dan abasto y tienen que subcontratar a otras, y ahí es donde puedo intervenir yo, por ejemplo.

Volvamos a Afganistán. ¿Cómo mantenía el equilibrio con la Unión Soviética tan cerca?

Muhammad Dawud Khan era el primer ministro y fue el primer presidente de la República Democrática de Afganistán. Él dijo la frase: «Me siento muy feliz cuando puedo encender mis cigarrillos estadounidenses con cerillas soviéticas», con lo que se explica muy bien cómo quería que fuera el país, que tanto recibía ayuda de la Unión Soviética como de los Estados Unidos, dependiendo de las necesidades. Podía construir embalses con la ayuda de unos y después comprar aviones americanos, por ejemplo. Hasta que la Unión Soviética intervino.

¿Utilizando tribus locales como los talibán?

Afganistán no era un país sin problemas. Sobre todo porque estaban efectivamente los pastún, de los que ya el escritor Kipling decía de ellos que eran «el ser de toda Asia más salvaje, sucio e ignorante». Son una tribu originaria de Afganistán muy atrasados, machistas y fanáticos, y no es una opinión personal. A finales de los 70 hubo tres golpes de estado en solo un año y medio. Disturbios que colapsaron la vida social y económica del país. Curiosamente de todos estos acontecimientos y hasta que en 1979 empieza la invasión soviética, apenas hay bibliografía. Por eso la desclasificación de documentos de la KGB y el denominado Archivo Mitrokhin han sido tan importantes.

¿Quién era Mitrokhin y por qué es importante en toda esta historia?

Es un archivo histórico que detalla diversas operaciones de inteligencia a nivel mundial llevadas a cabo por el Comité de Seguridad del Estado (KGB) de la antigua URSS durante la Guerra Fría. Vasili Mitrokhin era un agente de la KGB al estilo James Bond con misiones internacionales… pero como no daba la talla le retiraron de los trabajos de campo y le reubicaron como archivista de la agencia en Moscú. Muy decepcionado con la represión soviética hacia su propia gente, se convirtió en un antisistema.

Continúe…

Poco a poco y por la falta de ordenadores como los que disponemos hoy en día, el archivo que gestionaba pronto se quedó pequeño. Así que fue el encargado del traslado de los papeles a uno nuevo. Durante doce años y aprovechando esa circunstancia se dedicó a sacar archivos comprometedores, copiarlos a mano e irlos guardando debajo del suelo de su ‘dacha’ o casa de campo en ruso.

Hasta que reveló sus secretos

En 1992, ya caído el régimen soviético, fue a la embajada americana en Lituania para ver si les interesaban los papeles que había ido copiando a mano. Pero no le hicieron caso. Entonces hizo lo mismo en la embajada británica, donde sí le creyeron y pronto le instalaron junto a su familia a un lugar seguro en el Reino Unido. Paralelamente enviaron agentes MI6 hasta su casa en Rusia, donde hallaron 25.000 páginas de documentación. Imagínese la cantidad que llenaron seis coches.

¿Y qué descubrieron?

A través de ellos se pudo comprobar cómo los soviéticos, por ejemplo, tenían pinchado el teléfono de Henry Kissinger o cómo durante años habían copiado diseños americanos de armamento o infiltrado jueces, policías o políticos en toda Europa occidental. El archivo Mitrokhin también sirvió para localizar zulos repletos de armas rusos en muchas ciudades europeas. Ahora la CIA y el servicio británico han desclasificado partes, lo que me ha supuesto una gran ayuda para entender muchas cosas y poder escribir mi novela histórica.

¿Valió la pena para la URSS entrar en Afganistán?

En mi opinión fue una guerra innecesaria y gratuita. A finales de los 70 el presidente Brezhnev ya estaba enfermo, por lo que la lucha de poder entre los tres candidatos con más posibilidades se convirtió en una lucha para agradar al líder y al partido, de la que salió victorioso Yuri Andropov, que es lo que se denomina un ‘halcón’. Con esto quiero decir que la invasión fue una jugada de Kremlin para demostrar su poder. Como le decía, Afganistán era un país con problemas pero estable. La invasión soviética lo desestabilizó todo.

¿Cuál era el objetivo soviético?

Porque quería anexionarse el país, pero sobre todo porque querían tener un acceso a los mares cálidos de Arabia a través de Afganistán y Pakistán, para así controlar el tráfico de petróleo en la zona. No era una idea nueva, los zares ya lo habían pensado. Pero la guerra fue el principio del fin de la Unión Soviética, su propio Vietnam.

¿Se puede comparar con la invasión rusa de Ucrania?

Hay tantos paralelismos que estoy asustado. Putin era teniente coronel de la KGB, adoctrinado en el totalitarismo y la extorsión. Brezhnev estuvo 18 años en el poder y Putin lleva ya 22… algo tiene el Kremlin que trastoca la mente. Eres el presidente del país más grande del mundo, potencia nuclear, con amplias reservas de petróleo, oro, paladio etc. Creo que todo eso lleva a un estado de megalomanía difícil de controlar.

¿Puede desembocar en otra Guerra Mundial o es exagerado pensarlo?

Ya estamos en la Tercera Guerra Mundial, solo que no nos damos cuenta. Tampoco creyeron que se llegaría a la primera cuando asesinaron al emperador del Imperio Austrohúngaro o que la entrada de Hitler en Checoslovaquia causaría la segunda. Hace un año que Putin despliega tanques en la frontera con Ucrania. Él no va a parar. Otra cosa es que los generales, oligarcas y las élites rusas, acuciadas por la situación que está causando, sean conscientes que su actitud puede llevarlos al abismo. De hecho creo que Putin ya está acorralado militar, económica y socialmente… precisamente por eso es más peligroso.

¿Cuál sería el siguiente paso?

El lanzamiento de misiles tácticos nucleares de entre 0,5 a 50 kilotones. Tenga en cuenta que la bomba de Hiroshima fue de15. Pienso que trata de escalar para desescalar y logran acuerdos beneficiosos para Rusia tanto con Bruselas como con la OTAN.

¿Para conseguir qué?

Obtener parte de Ucrania, zonas de Moldavia o un corredor de acceso a Kaliningrado, que es la mancha rusa rodeada en territorio europeo.

Compartir el artículo

stats