Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra Menuda | La acogida y el acompañamiento

La realidad social, cultural  y laboral de Sa Pobla ha experimento una evolución sustancial, sobre todo en las dos últimas décadas. De hecho, es un cambio que se ha vislumbrado en el conjunto de Mallorca, pero en el municipio del Raiguer se ha producido primero y de forma más acentuada. Ha sido así por diversos motivos, entre los cuales la demanda y la oportunidad laboral se apuntan como principales motores.

Estas nuevas realidades implican y se plasman en una inmigración llegada casi de forma sobrevenida y colectiva, con todo lo que ello comporta de desamparo y carencias básicas.

Como la Administración suele pecar de poco previsora y, además, no puede ni es bueno que lo abarque todo, las labores de acogida y acompañamiento a personas llegadas de otras tierras y culturas es asumida por personas y colectivos sensibilizados. En Sa Pobla, una parte sustancial de esta tarea es desplegada, desde hace un cuarto de siglo ya, por la asociación Pa i Mel, en clave y mentalidad muy local, pero también cálida y válida. Basta mirar las reacciones y la evolución de las personas beneficiarias para comprobarlo. Quince programas de objetivos y metodologías muy diversas han dado buenos frutos.

Llama la atención que con la tarea que tiene en casa, a Pa i Mel todavía le quede tiempo y energía para desplegar planes específicos de ayuda humanitaria en Burkina Faso y Mali. Querer es poder y en este caso debe traducirse en agradecimiento. 

Compartir el artículo

stats