Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La costa de Mallorca genera el doble de basura que el interior: hasta 600 kilos por persona

En la isla se generaron el año pasado 437.735 toneladas de basura, una media de 445 kilos por residente, lo que supone una reducción del 24%

Un operario de Calvià 2000 limpia una plaza de Magaluf. | I.M.

La dualidad entre la Mallorca de la interior y exterior se evidencia en una multitud de parámetros (estructura económica, social, poblacional), entre los que se incluye el nivel de producción de residuos. Algunos municipios costeros prácticamente doblan la cantidad de basura per cápita que generan los de interior. En el litoral, se llegan a sobrepasar la media de los 600 kilos de residuos por persona. Son los casos de Calvià, Santanyí o Capdepera, entre otros. Mientras, en municipios de interior como Campanet, Selva, Mancor de la Vall o Alaró, la proporción no llega a los 300 kilos.

Éste es uno de los datos que contiene la segunda edición del informe ‘Análisis del sistema de gestión de los residuos municipales en Balears’, de 2020, que fue presentado ayer por el conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, el director general de Residuos y Educación Ambiental, Sebastià Sansó, y el propio autor del estudio, Pau Villalonga.

El análisis general muestra que el volumen de residuos producidos en la Comunidad en 2020 ascendió a 5925.392 toneladas (una media de 463 kilos por habitante), un 24% menos que en 2019. En el caso de Mallorca, la producción fue de 437.735 toneladas (445 kilos por cápita), lo que supone también una reducción del 24% respecto al año anterior.

Objetivos de reducción

En rueda de prensa, el conseller Mir destacó que, con esta disminución, Balears cumple con los objetivos de reducción de basura generada que establece la Ley de Residuos y Suelos Contaminados. En todo caso, como recordó el propio Mir, 2020 fue un año algo atípico por la crisis sanitaria y sus efectos en la economía isleña. La Conselleria incidió en que, por municipios, la generación de basuras fue «bastante homogénea» con la salvedad de las localidades costeras, una realidad condicionada por la fuerte actividad turística en estas zonas.

«Resulta evidente la influencia de los efectos derivados de una mayor presión humana, causada principalmente por el turismo que recibimos. Como instituciones y agentes sociales, tenemos que impulsar las medidas que sean necesarias para que esta generación de basura siga la línea marcada en 2020 y lo que se produzca se recicle», apuntó el conseller de Medio Ambiente.

Retos de futuro

Como retos de futuro, el estudio menciona la necesidad de avanzar en la recogida de las fracciones de plástico, materia orgánica, textil y madera. En este sentido, se puso de manifiesto que apenas se recoge de forma selectiva el 6% del textil.

Compartir el artículo

stats