Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Lluc Aparicio Gil Historiador

«Doy caña a los políticos pero sin perder las maneras»

«Armengol me encanta, da mucho juego, con José Ramón Bauzá hubiera hecho lo mismo, aunque seguro que ya estaría denunciado»

Lluc Aparicio Gil es el alma de ‘Parisio Productions’. | SILIS CAMPINS

Lluc Aparicio Gil es graduado en Historia del Arte y empezó a doblarse a sí mismo como un entretenimiento y actualmente acumula miles de seguidores en redes sociales poniendo voz a toto tipo de personajes. "La idea que transmito en Instagram es la misma que tengo en el bar tomando un café"

¿Cómo empezó todo esto?

Hacía el trabajo de final de grado durante el confinamiento. Cuando me aburro o me estreso siempre busco algo para entretenerme. Unos meses antes había hecho un viaje en moto en el cual no pude grabar el audio de los vídeos. Me entretuve doblándome a mí encima de la moto y seguí doblando vídeos de cuando vivía en Irlanda. Unos eran de temática cineasta y doblaba cualquier película, otro era sobre un vídeo que me hacía gracia. A partir de aquí los subí a mi perfil de Instagram para hacer la gracia, empezaron las visualizaciones y decidí crear Parisio Productions.

¿A qué se debe ese nombre?

En sexto de primaria me dijeron que «Aparicio es foraster, a partir de ahora serás Parisio» y Productions lo puse en inglés porque todo el mundo cree que lo de fuera siempre es mejor.

¿Mide las palabras en redes sociales?

Depende, llega un punto en el que si tú eres consciente de lo que dices no hay problema. Yo no digo ninguna barbaridad, digo lo que pienso, sintiéndome cómodo e identificado, si eso ofende, debes saber que en otra situación diría exactamente lo mismo. La idea que transmito en Instagram es la misma que tengo en el bar tomando un café.

Así que dice lo que piensa y piensa lo que dice…

Hablo de manera lenta e intento pensar lo que digo para que no se malinterprete. Lo intento pero no siempre lo consigo. Mientras no pierda el respeto a nadie no tengo problemas. De hecho, Armengol ya me habría llamado varias veces. Doy caña a los políticos pero sin perder las maneras.

Siempre hay alguna reivindicación en sus vídeos…

El sentido común, hablo en mallorquín en mis vídeos porque es para la gente de aquí. Para mí un mallorquín no es aquel que tiene Gelabert como apellido. Un mallorquín puede ser de la nacionalidad que sea, que si está integrado en la sociedad mallorquina, es lo mismo. Yo soy Aparicio Gil, con esto te lo digo todo. Val més un foraster integrat que un mallorquí renegat.

Los vídeos parecen improvisados pero, ¿qué trabajo hay detrás?

Los de doblaje son muy trabajados y las preguntas respuestas son improvisados. Intento que todo cuadre, sobre todo la voz con el movimiento de la boca. Además, cuando hay muchos personajes tengo que cambiar la voz o poner voz femenina. En cambio, en los que la gente me pregunta no hay guion, algunas respuestas hacen gracia, otras pueden ofender…

Intenta enseñar, principalmente, la vida en el campo mallorquín...

La visión folclórica que tengo de Mallorca está sobreactuada, no soy un agricultor de oficio, voy al campo casi cada día porque me relaja y cada día aprendo. Si hago un vídeo sobre la toma de algarrobos, tengo la necesidad de ir ahí, preguntar, aprender y saber de qué hablo. Si hay algo que no conozco, antes de enseñarla, intento aprenderla.

Es un tipo de ‘influencer’ que no se ve…

No soy influencer. En redes no puedes hablar siempre de cosas tan serias. Cuando tienes un mal día intentas evadirte con un libro, saliendo o consumiendo redes sociales. Yo intento dar una pincelada de risa, de que la gente disfrute con lo que hago pero con ello intento, también, dar mi opinión. Para que se coja conciencia de lo que creo que se puede hacer para cambiar y mejorar.

¿Lluc Aparicio es el mismo en Instagram que en la vida real?

Qué va, es un personaje folclórico mallorquín que intenta visibilizar aquello que no se enseña. La mayoría de influencers que están de moda enseñan lo bonito, lo que gusta. Yo enseño un vídeo de media hora cortando almendros con música de fondo que no tiene mucho misterio. Soy tímido en persona, pero delante de una cámara, como no hay nadie, puedo ser yo.

Este verano grabó un vídeo criticando al turismo que se hizo viral…

Es lo que pienso. Me quejo del turismo low cost. Estoy muy a favor del turismo, entiendo que un extranjero se quiera comprar una casa aquí, porque la calidad de vida de la isla es increíble pero de lo que estoy en contra es del modelo turístico vigente. Volumen a tope, máximos extranjeros posibles; y, el dinero que esto genera ¿Quién se lo queda? El turoperador. En cambio, la camarera de pisos o la jefa de recepción tendrán un sueldo mísero y a su costa el dueño de la empresa gana millones destruyendo la isla. No hay que vender todas las casas a todos los extranjeros porque te quedas sin casas, no tienes que pagar una miseria a quien trabaja en el campo, porque quien trabaja en el campo es quien te da de comer. Siempre intento alejarme de la política, pero si lo hago meto caña. Si hay algo que se ha hecho mal debo poder decirlo, soy el ciudadano y soy el que voto. Y si con mi visión del mundo puedo hacer que alguien cambie de opinión, pues muy bien.

¿Son los jóvenes conscientes?

Hay una parte que sí y otra que no, como todo. La mayoría hemos tenido que reinventarnos. El día que esto sea Eivissa porque no podamos pagar un alquiler, tendrá que cambiar.

Ha doblado a políticos pero Francina Armengol se lleva la palma…

Armengol me encanta. Entiendo que Francina lo esté pasando muy mal gobernando en este momento, pero si Armengol se va de copas tengo el derecho a darle caña porque se ha ido de copas y no podía hacerlo. Armengol da mucho juego, pero si hubiera sido José Ramón Bauzá hubiera hecho lo mismo, aunque seguro que ya estaría denunciado. Me han invitado a muchas reuniones políticas, no he aceptado ir a ninguna porque no se debe confundir que yo haga bromas con políticos a que quiera meterme en política. Si te hace gracia esto y lo entiendes, me da igual del color que seas.

¿Se puede vivir del doblaje?

Habrá gente que viva de esto. Si doblara en castellano llegaría a más personas, pero no me interesa, llego a la gente que me encuentro en la calle cuando voy a comprar y así nos reímos un rato.

Compartir el artículo

stats