Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | El difícil consenso del empedrado moderno

Una obra realizada por cualquiera de las técnicas y materiales de pedra en sec, aparte de la utilidad que aporta, transmite ingenio y serenidad desde su propia sencillez. Siempre ha sido así y ahora la regeneración profesional de los margers lleva camino de garantizar estás características que dan identidad al paisaje de Mallorca.

Pero siempre hay alguna excepción que pretende avanzar por el camino de enmedio, más rápido y barato, al amparo de maquinarias y facilidades modernas.

El caso del Moll de sa Duana de Portocolom puede ser una de estas desaconsejables excepciones. Los temporales y la acción humana apenas han podido causarle mella, pero ahora queda a la intemperie de las desavenencias y el distanciamiento entre el Gremi de Margers y colectivos cívicos y políticos por una parte y Patrimoni del Consell por otra.

Los primeros han intensificado las señales de alarma emitidas antes cuando han visto el resultado de las primeras muestras de la nueva pavimentación.

Dicen que no se puede ser fiel al sistema original con un presupuesto de duros a cuatro pesetas y que la fisonomía del Port está en peligro. Molestos con las quejas, en el Consell rebaten la cuestión diciendo que los primeros interesados en salvar el original son ellos, que para algo tienen un equipo multidisciplinar que está sobre el tema y que, a la hora de la verdad, todas las piedras se asentarán sobre el consenso. Pero reina la desconfianza. Veremos.

Compartir el artículo

stats