Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden que una obra municipal no afecte a un edificio modernista de Campos

Algunos propietarios de Cas Sant solicitan que no se destruya la acera actual al formar parte del conjunto arquitectónico protegido - El Ayuntamiento, pendiente de un informe de Patrimonio

La fachada principal del edificio modernista de Cas Sant.

La fachada principal del edificio modernista de Cas Sant.

Algunos propietarios del singular edificio Cas Sant de Campos, de estilo modernista, han dado la voz de alarma ante lo que consideran una reforma del entorno urbano que puede afectar a este bien protegido. En concreto, solicitan que la remodelación que el Ayuntamiento está llevando a cabo en la zona no implique la destrucción de la acera, ya que, remarcan, también forma parte del conjunto arquitectónico a preservar.

Cas Sant está situado en la calle Unió número 2 de Campos y fue edificado entre finales de 1906 y el año 1907. El inmueble consta de tres pisos de altura, distribuidos en dos viviendas y un local comercial en planta baja. La fachada cuenta con estructuras de marés y diseños escultóricos de Julià Mascaró a partir del proyecto de Bartomeu Ferrà Perelló. Éste recibió el encargo del proyecto por parte del entonces propietario de la popular confitería de Can Frasquet, Josep Casasayas Casajoana, según explicó Guillem Roser en una ponencia presentada en las Jornades d’Estudis Històrics Locals de 2011.

Piden que una obra municipal no afecte a un edificio modernista de Campos

Can Pere Ignasi

La reacción de algunos de estos dueños se produjo después de tener constancia de que el proyecto de remodelación de la plaza de Can Pere Ignasi emprendido por el Consistorio contemplaba la demolición de las acercas que forman parte del conjunto histórico-artístico de Cas Sant, además de la posterior elevación de la nueva acera, lo que, advierten, afectaría a la fachada del edificio.

Consultada al respecto por este diario, la alcaldesa de Campos, Francisca Porquer (PP), aseguró que no se acometerá ninguna reforma de esa acera hasta que se aclare si también es un elemento protegido o no. Para ello, afirmó, los técnicos municipales ya están analizando esta cuestión y han solicitado un informe al departamento insular de Patrimonio.

Señaló Porquer que es importante dilucidar este asunto, ya que si el día de mañana se produce algún accidente por el mal estado de la acera la administración que deberá asumir las consecuencias será la municipal. Además, sobre la remodelación del espacio urbano circundante actualmente en curso, destacó que es un proyecto que «quedará espectacular».

Gran Hotel de Palma

Los expertos han destacado la singularidad de este inmueble que es coetáneo del emblemático Gran Hotel de Palma. Precisamente, el promotor de Cas Sant fue testigo directo de su construcción, ya que el Forn de can Frasquet se situaba cerca del Gran Hotel. «Debía de ser conocedor del significado que para la burguesía pujante tenían este tipo de edificios. Por tanto, en el momento en que decide construir una casa en Campos le interesaba ver representada su prosperidad económica y proyectar a la sociedad su nuevo estatus social mediante el estilo de moda en la época», sostiene Guillem Roser, en el ya mencionado artículo.

La petición que efectúan algunos propietarios de Cas Sant es que el proyecto no implique la eliminación de la actual acera por una nueva y más elevada.

Compartir el artículo

stats