Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manacor proyecta una red de parques caninos para atender las demandas de los dueños

El Ayuntamiento inaugura el espacio del Molí den Beió con la previsión de mejorar e inaugurar otros equipamientos en el municipio

Llodrà, Grimalt y Oliver, ayer en el nuevo parque canino.

Llodrà, Grimalt y Oliver, ayer en el nuevo parque canino. Sebastià Sansó

Manacor estrena parque canino. Lo hace en unos terrenos de 1.400 metros cuadrados donde hasta hace poco estaban ubicados los huertos urbanos del Molí den Beió y con la vista puesta en una nueva ordenanza capaz de controlar de manera más férrea el cumplimiento cívico que implica la recogida de excrementos, disolución de los orines y la persecución del maltrato animal.

«Era una importante reivindicación de la población, una vez cerrada la antigua zona en la parte trasera del auditorio», explica el concejal Carles Grimalt , que añade que precisamente la opinión vecinal será fundamental «para poder ir mejorándolo y para crear otros en diferentes zonas de la ciudad y del municipio». El área está delimitada con vallas y equipada «para que los animales se puedan desahogar, correr y jugar libremente sin molestar».

El parque canino dispone de cuatro papeleras, dos pérgolas de sombra, bancos, juegos y una fuente de agua, además de seis palos que hacen la función de pipican y evitan que los animales orinen los árboles. La entrada al recinto es de doble puerta, con un habitáculo para garantizar la seguridad de los animales.

La zona de agilidad cuenta con una pasarela canina, unas rampas formadas por una estructura en forma de tienda de campaña y plataformas antideslizantes equipadas con listones. Ambos juegos permiten que se ejerciten las habilidades de equilibrio, destreza y fortaleza de los animales. La fuente a dos alturas cuenta con una cubeta inferior con un grifo, apta como abrevadero para perros. Estos elementos han tenido un coste de 5.423 euros.

Precisamente por lo que respecta a la ubicación de los futuros nuevos parques caninos, el ayuntamiento de Manacor está estudiando opciones y zonas: «Empezando por dignificar el espacio ya creado en la plaza del Sol i la Lluna de Porto Cristo», reconoce el regidor de Medio Ambiente, Sebastià Llodrà. En la ciudad, los objetivos serían el Parc de na Molla (junto al IES Manacor), la zona del Serralt, y el espacio situado detrás del instituto Mossèn Alcover.

Este proyecto se basa en las demandas ciudadanas para que los perros puedan tener un espacio en condiciones donde entretenerse y socializar. «Escuchamos a los propietarios de los animales, por si tenemos que hacer modificaciones a este espacio», apunta el alcalde, Miquel Oliver.

Ubicado en los terrenos donde se proyecta el nuevo PAC

Una de las curiosidades del nuevo parque canino es que está situado justo donde el Govern tiene previsto construir el segundo centro de salud. Unos terrenos conflictivos, ya que supondrían la eliminación de buena parte del denominado parque del Molí den Beió. El Ayuntamiento quiere intentar, sin que ello pueda suponer una dilatación en los plazos, que este segundo PAC de la ciudad pueda ubicarse en otra zona urbana o terreno ahora rústico.

Compartir el artículo

stats