Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pollença y Cala Millor figuran en la lista de las 48 peores playas del país este año

El informe Banderas Negras de la entidad Ecologistas en Acción incluye al arenal de Albercutx del Moll ‘pollencí’ por los problemas de contaminación y al de Son Servera por mala gestión ambiental

Imagen de uno de los vertidos denunciados a finales de 2020 cerca de la playa de Albercutx. | A.D.P.P.

Las playas de Albercutx, en el Port de Pollença, y Cala Millor, en Son Servera, son las dos peores de Mallorca este año, según Ecologistas en Acción, que las ha incluido por diferentes motivos en el informe anual Banderas Negras junto a otros 46 arenales de todo el Estado español que, según esta entidad naturalista, no cumplen con los parámetros de calidad adecuados.

El informe anual de Ecologistas en Acción, una confederación formada por más de 300 entidades ecologistas de todo el Estado, incluye dos playas de cada una de las provincias litorales del país, una de ellas por problemas de contaminación y la otra por mala gestión ambiental.

En el caso de las playas mallorquinas, la de Albercutx ha sido recogida en el informe Banderas Negras por los «repetidos episodios de contaminación fecal», mientras que la de Cala Millor se cita como ejemplo de mala gestión debido a la retirada de los restos secos de posidonia de la arena, una actuación calificada de «absurda e indeseable» por la entidad ecologista.

El informe destaca que, a pesar de la práctica ausencia de turistas desde hace un año, la playa de Albercutx ha registrado episodios de contaminación, lo que «induce a pensar que el problema de fondo es de naturaleza estructural». La organización apunta que diversas entidades han denunciado los hechos y que el ayuntamiento de Pollença «reconoce la existencia de vertidos fecales al mar» como consecuencia de «averías puntuales».

De hecho, recientes análisis realizados en mayo y junio por una nueva asociación vecinal del Moll han vuelto a detectar presencia de partículas fecales en diferentes puntos del núcleo costero.

Retirada de restos de posidonia en la playa de Cala Millor. | BIEL CAPÓ

Ante esta situación, el informe Banderas Negras constata la «insuficiencia de recursos para la depuración de aguas» y advierte de que «no reinvertir parte de los cuantiosos ingresos del turismo en mantener un ambiente saludable y atractivo podría considerarse la más estúpida de las políticas».

Por otra parte, el informe de Ecologistas en Acción coloca una bandera negra simbólica en la playa de Cala Millor por mala gestión ambiental, concretamente por retirar los arribazones (acumulaciones de hojas) de posidonia, lo que supone una «triste paradoja» porque es una práctica demandada por sectores sociales «significativos como Fomento del Turismo» que «constituye un factor muy relevante para la destrucción de las playas que dicen defender».

La entidad reclama la aplicación del decreto balear de protección de la posidonia «evitando en todo momento la retirada de las acumulaciones de hojarasca».

Compartir el artículo

stats