Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcalde de Búger se niega a explicar al pleno la inclusión del PP en el equipo del PSOE

Socialistas y populares evidencian su buena sintonía en el primer pleno ordinario después de la polémica incorporación de la regidora Capó

PSOE y PP votan juntos una propuesta, ayer en Búger.

«Siguiente pregunta». Así respondió el alcalde de Búger, Pere Torrens, en diversas ocasiones al portavoz de Més, Josep Lluís Pons, cuando este le instó al final del pleno ordinario de ayer a dar explicaciones sobre la incorporación de una regidora del PP al equipo de gobierno del PSOE.

«El pleno está para tratar temas municipales y no asuntos sobre las relaciones entre partidos, hablaré cuando lo considere oportuno», añadió Torrens ante la estupefacción de los ediles de Més, los únicos que presionaron al alcalde para que «explique al pueblo» los últimos movimientos políticos. «La composición del Ayuntamiento es un tema municipal de interés para el pueblo, vuestro deber es informar», insistió Pons. «El alcalde ha dado información del decreto [de incorporación de la regidora del PP], que es lo que tiene que hacer; que cada uno saque sus propias conclusiones», apuntó Torrens. «¿Considera que es un pacto antinatura?», replicó el portavoz de Més. «Siguiente pregunta», fue la respuesta del regidor socialista.

La primera sesión ordinaria después de la polémica inclusión de la regidora popular Coloma Capó al gobierno local integrado por cuatro ediles socialistas transcurrió de forma plácida, con la mayoría de puntos aprobados por unanimidad a excepción de la aprobación de varias facturas extrajudiciales y de una moción del PP a favor de la plataforma SOS Turismo, que fueron aprobadas con los votos de PSOE y PP, evidenciando que están en la misma línea, y la abstención de Més.

Solo al final, en el apartado de ruegos y preguntas, surgió la polémica, aunque ni Torrens ni los otros tres ediles socialistas quisieron hablar sobre la cuestión, ni antes ni después del pleno.

Sí lo hizo, antes de la sesión, la regidora popular Coloma Capó, que destacó que «el acuerdo es muy positivo para el pueblo» y aseguró que tiene «mucha ilusión en poner en marcha muchos proyectos». Capó, que se refirió a su entrada en el gobierno local como «acuerdo» y no como «pacto», se negó a comentar el ultimátum dado por el PSOE mallorquín a sus ediles de Búger.

Por su parte, el portavoz de Més explicó que «el pacto encubierto PSOE-PP se veía venir» y añadió que «lo único que queda por saber son los favores que todavía faltan por pagar».

Compartir el artículo

stats