Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fent i desfent | La reducción de nueve metros de ancho de la autopista de Campos se queda en uno

La reducción de nueve metros de ancho de la autopista de Campos se queda en uno

La reducción de nueve metros de ancho de la autopista de Campos se queda en uno

Donde dije nueve, ahora digo uno, por Rosa Ferriol

La semana ha estado marcada por la aplastante victoria de Ayuso y la retirada de Pablo Iglesias. Mientras, aquí, todo sigue igual. Ni notaremos el tan deseado fin del estado de alarma. Más toque de queda y más restricciones. Pero por si ya no era suficiente con el engranaje de limitaciones del Govern, van los del Consell y nos engañan a la cara. Bueno, el engaño viene disfrazado en metros. Donde dije nueve para calmar a los ecologistas ahora digo uno. Deduzco que son de letras, puras. Con tal panorama y visto lo sucedido en Madrid, Joanet, te lanzo una propuesta de lo más indecente pero es que llevamos más de un año en la distancia y visto lo visto en las elecciones madrileñas solo se me ocurre decirte por favor, te lo suplico, vámonos a Madrid. Allí hay aglomeraciones, besos, abrazos... ¿Y? ¡No pasa nada de nada! Anda, vete a por las maletas que allí encontraremos, aunque llevemos la mascarilla, algo de la vieja normalidad. No te preocupes, volveremos en dos semanas justo para estrenar temporada turística e inaugurar la gran autopista de Campos. ¿Irá Cladera? ¿Sevillano? Te digo, el mundo al revés.

Por una Ayuso a la mallorquina, exquisita y fina, por Joan Mora

Me encanta Rosa ver el poder de persuasión que tenemos los personajes chulos, engreídos y prepotentes como yo, que incluso llegan a convencerte de que ser progre ya no mola. Me encanta que me digas que el 4 de mayo fue una fecha señalada para ti, como también lo es la Ayuso. Sí, la mujer que hizo posible acabar con el personaje político más tóxico que ha tenido España en democracia. Que me perdone Podemos, pero su líder debió estamparse mucho antes, seguramente porque se le quedó estrecha la autopista como la que nos ha hecho su camarada de partido, Sevillano, en Campos. Qué ilusos aquellos que alguna vez se creyeron la verborrea de quienes les prometieron una autopista más delgadita con unos metros menos de anchura. Me río a carcajada limpia al ver cómo se quedan con el rostro petrificado ante la promesa de los caraduras progres que mienten descaradamente ante su auditorio que calla como muerto. Eso tiene de fiarse de políticos de vía estrecha. En fin, que una Ayuso a la mallorquina, exquisita y fina, lo arregla todo. Con mi Martini en la mano sueño para que aparezca, mientras espero, podemos ir a Madrid.

Compartir el artículo

stats