Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pollença aplaza la elección del juez de paz por un posible incumplimiento del reglamento

La oposición denuncia que la designación "a dedo" de Martí Ochogavía supone el pago de un "favor político" por parte del alcalde

Martí Ochogavía, exregidor municipal por UNPI, es el polémico candidato del alcalde a juez de paz.

Martí Ochogavía, exregidor municipal por UNPI, es el polémico candidato del alcalde a juez de paz. dm

El alcalde de Pollença, Tomeu Cifre (Tots per Pollença), decidió retirar del orden del día del pleno de ayer la polémica elección del exregidor Martí Ochogavía como juez de paz titular después de que desde la oposición se advirtiera de que la decisión incumple el reglamento y supone un caso de supuesto amiguismo y de "pago de favores políticos" debido a que el candidato propuesto "a dedo" por el equipo de gobierno colaboró de forma activa en la última campaña electoral del partido del alcalde.

Antes de la votación, en la que los tres partidos de la oposición no iban a participar en señal de protesta, el alcalde decidió retirar el punto para resolver algunas dudas legales con la secretaria del Ayuntamiento, aunque Cifre dejó claro que no iba a cambiar su propuesta y que designará a Ochogavía como juez de paz el próximo mes de agosto porque, según señaló, es el "más adecuado" para el cargo por su "experiencia", a pesar de que otras trece personas presentaron sus currículums para optar al puesto.

Uno de los argumentos legales usados por la oposición, concretamente por Alternativa, para cuestionar la elección de Ochogavía es que este figuraba como presidente de un partido político (Unió Pollencia Independent) en el momento de la elección, lo que incumpliría el reglamento del juez de paz.

Vinculaciones políticas

Esta formación criticó también que el punto se introdujo en la comisión informativa sin que figurara en el orden del día y sin aportar información sobre el resto de candidatos. y destacó las "vinculaciones políticas" entre el alcalde y Ochogavía, a pesar de que el propio Cifre, cuando estaba en el PP, apoyó en 2009 una moción de reprobación contra él junto al resto de formaciones políticas por diversas irregularidades cuando Ochogavía era regidor.

El exalcalde Miquel Àngel March (Junts Avançam) denunció que la elección de esta figura no se haya hecho por consenso y aseguró que entre el resto de candidatos había "currículums extraordinarios". El portavoz de Podem, Michael Muller, criticó que no se hubiera entrevistado a los otros candidatos y se negó a "participar en una moneda de cambio" para pagar un presunto favor político a Ochogavía.

Por su parte, el alcalde Cifre recordó que la anterior jueza de paz, Rosario Sánchez, había sido militante y afiliada del PSOE y que ello no impidió que ocupara el cargo. Reconoció que su candidato al cargo ha sido regidor del Ayuntamiento durante 16 años, "gobernando tanto con la derecha como con la izquierda", pero "hace nueve años que no está en política". Añadió que, para seleccionar al candidato, "han primado los criterios de experiencia y conocimiento del municipio", así como la disponibilidad para dedicarse al cargo.

Finalmente, Cifre señaló que "se comprometía" a revisar el reglamento junto a la secretaria y retiró el punto. No obstante, "la propuesta no se modificará", avisó.

Compartir el artículo

stats