Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El campo mallorquín se beneficia de la lluvia aportada por la borrasca 'Gloria'

Los cultivos arbóreos, los pastos y los cereales han experimentado un buen crecimiento con el abundante riego natural

Imagen de una finca de es Rafal, en el municipio de Ariany, anegada a causa del desbordamiento del torrente de Son Bachs.

Imagen de una finca de es Rafal, en el municipio de Ariany, anegada a causa del desbordamiento del torrente de Son Bachs. Biel Bergas

Los resultados de la borrasca Gloria, que azotó Mallorca los días 19, 20 y 21 de enero, hacen honor al viejo refrán que reza "nunca llueve a gusto de todos". Pues mientras han sido desastrosos para la zona costera y para la infraestructura turística de la isla, para el campo han sido, en general, más positivos que negativos.

Las copiosas lluvias de entre 120 y 200 litros por metro cuadrado que dejó la borrasca Gloria en el Pla y Llevant de Mallorca, han resultado muy buenas para la agricultura de estas zonas, de manera especial en los terrenos de cereales y leguminosas. "Cabe tener en cuenta que hacía mucho tiempo que no llovía y la tierra tenía mucha sed. La gran cantidad de agua que ha caído con esta tormenta no ha causado daños importantes en la zona central de la isla. El temporal sí causó, no obstante, estragos en los litorales de las Illes Balears", explica Sebastià Ordinas, secretario general del sindicato Unió de Pagesos de Mallorca (UPM).

A principios de enero ya estaba muy adelantada la siembra del cereal y con lo seco que estaba el terreno no auguraba un buen brotado ni un sano crecimiento. "Es cierto que si las lluvias hubieran caído más medidas y reguladas, cada semana o diez días, por ejemplo, hubiera sido mejor. De todas maneras las que llegaron lo hicieron en tres días y de buena manera. Cabe resaltar que algunos terrenos, muy pocos, han quedado anegados y resultará difícil poderlos sembrar pero la mayoría agradecerán el agua caída", comenta Ordinas.

Se han visto parcialmente incomodados los hortelanos, ya que durante algunos días les ha resultado imposible entrar en sus propiedades. No obstante, como indica Catalina Alzamora, payesa de Muro, "no ha tenido importancia que embarrase el huerto puesto que la hortaliza ha cobrado vida. Ha sido un riego extraordinario que en general ha beneficiado al huerto; además, estos días de sol posteriores han favorecido el crecimiento".

La lluvia que dejó Gloria a su paso por Mallorca fue especialmente muy buena para los árboles. De forma particular cabe destacar el efecto positivo en los cítricos, según destaca el director general de Agricultura, Biel Torrens. "Los árboles que no están en periodo de letargo han recibido un gran aporte de agua en un momento en que ya padecían la falta de la misma", asegura el dirigente.

Por otra parte, es preciso reseñar algunos inconvenientes. Estos se han producido en tierras de composición mayoritariamente arcillosa, con un mal drenaje, o las muy próximas a torrentes que se hayan desbordado. Torrens explica que "en estas fincas parte del sembrado se ha asfixiado al estar anegadas durante muchos días, pero cabe explicar que en determinados casos es posible efectuar un resembrado habida cuenta del buen tiempo posterior".

Pastos y cereales

El director general precisa que "muchos agricultores del Pla y Llevant habían efectuado la siembra de pastos y cereales el mes de diciembre, aprovechando unas lluvias que habían dejado el terreno blando para labrar. Así pues, Gloria ha supuesto un riego extraordinario para estas fincas".

Gabriel Torrens califica el resultado como "bastante beneficioso para el campo, salvo pequeñas excepciones, y lamentando los desastres que ha hecho en el litoral".

Compartir el artículo

stats