Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

La lidia confusa de la legalidad

La lidia confusa de la legalidad

La lidia confusa de la legalidad

El espectáculo taurino ha migrado de los ruedos para degradarse en capeas de poca monta en el exterior de la plaza. Las protagonizan, con artes desiguales, taurinos y antitaurinos con unos comportamientos que, en la mayoría de los casos, constituyen una estocada a la convivencia y a la legalidad.

Hoy, en el sentido menos taurino del término, hay mayor afán en lidiar la legalidad. Los antitaurinos procuran echar un capote a la norma establecida y los taurinos buscan el modo de clavarle banderillas para amansarla. Campanilla cuela como festival permisivo la prohibición de torear sobreros en una corrida y homologa como válido el antidopaje a la sangre caliente del toro muerto. La degradación y la insensibilidad taurina también pueden ser organizativa y verbal. Dámaso González se merecía un homenaje con mejores artes. Antes que por su figura, a priori ya puede asegurarse que el festival taurino de esta tarde en Inca será recordado por las polémicas y controversias que suscita. Así las cosas, el toro sobrero no atiende a su nombre, es el animal arrojadizo entre taurinos y antitaurinos. Nadie cortará la oreja del buen hacer.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats