Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Servicios

Búger deberá cambiar los contadores de agua para evitar las continuas pérdidas

El Ayuntamiento recibe ayuda del Consell pero lamenta que se le obligue a invertir un 20% en obras que ya ha resuelto

Entrada principal a la escuela pública que data de 1950 y deberá ser reformada.

Entrada principal a la escuela pública que data de 1950 y deberá ser reformada. Guillem Bosch

El Ayuntamiento de Búger invertirá este año un total de 238.736 euros en diversas obras importantes destinadas a la mejora de infraestructuras de la población. Una de ellas, la más acuciante, es la de sustituir la totalidad de contadores de agua potable del municipio para evitar las constantes pérdidas de líquido.

Rafel Capó, alcalde del municipio, sostiene que "no se trata de un grave problema pero sí de una pérdida constante que a la larga ocasiona un gasto innecesario de recursos municipales". Pere Torrens, teniente de alcalde, explica que "en anteriores legislaturas y durante la presente se han ido sustituyendo las conducciones de agua por otras más modernas para evitar dos problemas: los sanitarios y las pérdidas". Torrens agrega que las conducciones anteriores eran mayoritariamente de fibrocemento, un material peligroso para la salud pues al desgastarse libera fibras de amianto en el agua.

Según los responsables municipales la práctica totalidad de estas conducciones han sido sustituidas. "Quedan muy pocas en el sistema de suministro a zonas rurales", indica el teniente de alcalde.

Desfase

Con la red prácticamente nueva los responsables comprobaron cómo seguía produciéndose un desfase notable entre el agua facturada a los usuarios y la cantidad de agua extraída de los pozos. Torrens cuenta que "se encargó un estudió técnico que apunta al sistema de medición del suministro; es decir, nos indican que nuestros contadores están obsoletos y que probablemente la principal causa de las pérdidas provenga de que cuentan mal".

Sustituir todos los contadores municipales supone una inversión de 60.000 euros. Con ella se instalarán lectores electrónicos conectados a un sistema informático que también se está implantando actualmente. Torrens indica al respecto que "esta mejora supondrá también que nos evitaremos tener que efectuar las lecturas una por una en los contadores, pues el sistema informático recibirá los datos en tiempo real".

Las inversiones previstas de 238.736 euros son subvencionadas por el Consell de Mallorca mediante el Plan Especial de Inversiones. En ellas figuran la canalización de pluviales de la confluencia de las calles de Ramon Llull y Cervantes, la renovación de la red de agua potable del camino des Pujol y la ampliación del camino de Son Tuturell.

El consistorio lamenta, no obstante, que "el Consell obliga este año a invertir un 20% del las ayudas en la supresión de barreras arquitectónicas -indica Torrens-. No es que esté mal hacerlo, pero ocurre que en Búger ya tenemos todos los edificios públicos adaptados y la imposición de la medida nos ha obligado a buscar en qué invertir ese 20%". El Ayuntamiento ampliará aceras con los casi 50.000 euros a los que le obliga el Consell.

Torrens agrega que "es complicado aplicar una norma así de forma igual para todos. En nuestro caso nos obliga a gastar innecesariamente ese dinero en obras que de momento no necesitamos para poder optar a la ayuda para las que sí necesitamos".

Otra de las obras importantes que se acometerán en breve se centra en la renovación de todas las cristaleras de la escuela pública. Se invertirán 18.000 euros costeados completamente por las arcas municipales. Se eliminarán los ventanales de madera y se instalarán de aluminio con cristal aislante. Además, Educación proyecta renovar toda la instalación eléctrica. La escuela se encuentra en un edificio que data de 1950.

Compartir el artículo

stats