Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Alfonso Rodríguez Badal: "Pedimos al Govern que quite el alcohol del 'todo incluido', que debe tener un estándar de calidad"

Alfonso Rodríguez Badal: "Pedimos al Govern que quite el alcohol del 'todo incluido', que debe tener un estándar de calidad"

Alfonso Rodríguez Badal: "Pedimos al Govern que quite el alcohol del 'todo incluido', que debe tener un estándar de calidad" Alfonso Rodríguez Badal, en su despacho del ayuntamiento de Calvià.

El mandatario municipal socialista asegura sentirse sorprendido por encontrarse un Ayuntamiento "parado desde hace meses" Manifiesta que no le asusta gobernar en minoría, porque "llegar a acuerdos es un ejercicio de responsabilidad" Promete más herramientas de participación ciudadana Entrevista. Los primeros días como alcalde de este profesor de Lengua y Literatura Española en el IES Calvià han estado marcados por el inicio de la temporada turística. En el horizonte, le espera la siempre farragosa revisión del plan general y los difíciles equilibrios de tener que gobernar dependiendo del apoyo de otras dos fuerzas políticas.

-¿Qué le ha sorprendido más de estos primeros días como alcalde?

-Encontrarme un Ayuntamiento parado desde hace meses, con demasiadas actuaciones urgentes pendientes para el inicio de temporada. Temas relacionados con litoral, por ejemplo.

-¿Qué fue lo primero que hizo cuando entró en este despacho de Alcaldía? ¿Besó el suelo, después de 12 años de travesía en el desierto del PSOE en Calvià?

-[Ríe] No, no... Lo primero que hice fue fijarme en dos cuadros que quiero cambiar enseguida.

-¿Se pondrá un retrato de Pedro Sánchez?

-[Ríe] No, la idolatría no la manejo mucho.

-...

-Ahora en serio, una vez en este despacho te das cuentas de la responsabilidad de volver a gobernar Calvià, del volumen de actuaciones a realizar. Te das cuenta de la ilusión que has generado en la calle. A mí me paran y me dicen: "No me falle" o "Alargue la temporada".

-Como gran aficionado al baloncesto que es, ¿ve más difícil encestar una canasta de campo a campo o alargar la temporada turística en Calvià?

-¡Yo he encestado una canasta desde mi propio campo! Las dos cosas son posibles. Hace falta trabajar para conseguirlo. Tiene que haber un proyecto conjunto, con voluntad de trabajo. Hay que traer innovación a Calvià.

-¿Cómo puede aprovechar su experiencia como docente al frente del gobierno municipal?

-Los docentes intentamos ser pedagógicos a la hora de explicar. Y, en política, esto también es necesario. Los profesores evaluamos también las decisiones e intentamos ser justos.

-O sea que no era usted de los profesores que cogían manía a sus alumnos.

-[Ríe] No, no.

-¿Cómo es su relación con los grandes empresarios turísticos?

-Bien, cordial. Necesitamos de ellos, pero también creemos que el turismo no sólo es alojamiento, sino también la oferta asociada. Bares, restaurantes, comercios... El turismo es cosa de todos. Y, si quiero luchar para regular el 'todo incluido', se lo digo.

-¿Estos grandes empresarios turísticos le han expresado reticencias por su pacto de gobierno con Sí Se Puede Calvià?

-La verdad es que no me han transmitido nada. Tenemos un pacto como idea unitaria de acción. Las líneas del acuerdo de investidura están claras y definen bien la política turística. Y no nos hemos separado de las líneas que ya marcaba el programa electoral socialista en política turística.

-¿Se despierta sobresaltado por las noches por pesadillas con vídeos de excesos de Magaluf?

-No, duermo bien. Con la conciencia tranquila. Trabajamos todo lo posible para mejorar la seguridad y para reducir los problemas de convivencia no sólo en Magaluf, sino también en la calle Ramon de Montcada de Santa Ponça. Confiamos en una presencia física de los policías más disuasoria. Y, para ayudarnos, también está la colaboración de los empresarios.

-¿Sin sanciones económicas a los que beben en la calle o van sin camiseta no es más difícil hacer cumplir las ordenanzas?

-Ya hubo instrucciones por parte del teniente de alcalde Andreu Serra de que hay que hacer cumplir las ordenanzas. Hay que convencer al turista con información. Así se reduce el conflicto.

-¿Teme la 'magalufización' de Santa Ponça?

-La calle Ramon de Montcada también es un destino de ocio joven. Las soluciones pasan por más seguridad en las calles y más consenso con el sector, ése es el proceso que está actualmente en marcha. En ambas zonas, hay que mejorar y regular el todo incluido y limitar la oferta excesiva de alcohol.

-¿Y qué puede hacer el Ayuntamiento ante el 'todo incluido'?

-Su regulación depende del Govern. Y nosotros siempre ponemos el tema encima de la mesa para llevarlo a un estándard de calidad, con un servicio de calidad. De hecho, ya hemos pedido al Govern que se intente sacar el alcohol de la oferta de todo incluido. Que se deje como mucho alguna unidad de vino por ejemplo para las comidas.

-¿Habrá desarrollo urbanístico en la famosa parcela C-1 de Costa den Blanes, al lado del Ágora?

-Estamos a la espera de que se incorpore el director general de Urbanismo, el exconseller Jaume Carbonero, para tratar estos temas. Por encima de todo, haremos una revisión del plan general, que marcará la evolución del suelo y sus usos. Respecto a la C-1, presentamos alegaciones cuando estábamos en la oposición y no nos contestaron. Ya me comprometí a revertir esta modificación puntual si era posible.

-¿Habrá un nuevo restaurante en el Oratorio de Portals?

-La legislatura pasada, la licencia siguió avanzando. Nosotros ya insistimos en que había condicionamientos legales que lo impedían. Trabajaremos para impedirlo."Destinaremos 100.000 euros para ayudas de inicio de curso escolar y para universitarios"

-¿Le asusta tener que gobernar en minoría?

-No, porque hay que acostumbrarse. Es un ejercicio de responsabilidad llegar a acuerdos.

-¿Confía en que Esquerra Oberta de Calvià se integre en un futuro en el gobierno municipal?

-Es una opción que siempre quedó abierta. Si respetamos las líneas básicas de los acuerdos de investidura, es fácil que se puedan incorporar si tienen voluntad de gobernar. Hay proyectos en esos acuerdos que eran claves, como iniciativas de carácter social. De hecho, pronto sacaremos ayudas por 100.000 euros para el inicio de curso escolar, comedores y becas para universitarios que tienen que salir fuera.

-Su sueldo se ha reducido un 10%. ¿Pero por qué no bajó también los sueldos de tenientes de alcalde, de los concejales del equipo de gobierno, del jefe de la oposición y del resto de ediles de la oposición?

-En 2011, en el primer pleno, critiqué los sueldos del alcalde y del jefe de la oposición. Y dije que, en cambio, los sueldos de los concejales eran adecuados a lo que debían cobrar. Por eso, he sido coherente. También tuve un compromiso con Onieva [anterior alcalde] de que si gobernábamos trataría a la oposición como me trataron a mí. Y hay que recordar que hemos rebajado los sueldos del gerente de Calvià 2000, de directores generales...

-Ustedes hablan mucho de participación ciudadana. ¿El 'calvianer' tendrá que esperar otros cuatro años para pronunciarse sobre la política del municipio?

-No. Muy pronto, el ciudadano podrá ver que avanzamos en participación. Hemos creado una dirección general de Transparencia y Rendición de Cuentas. Queremos que la web sea un gran portal donde los vecinos encuentren toda la información, puedan participar y puedan hacer trámites. Y, si tenemos una partida de inversiones de mantenimiento, haremos reuniones con vecinos para detectar cuáles son sus prioridades.

-¿Culminarán la conexión del Passeig entre El Toro y Santa Ponça?

-Sería un deseo, pero es una obra para la que necesitamos cofinanciación del Estado.

-¿Con qué bebida o comida celebró la elección?

-Con tortilla de patatas y cerveza, y una copa de cava para brindar.

-¿Qué música le hubiera gustado que sonara cuando le entregaron la vara?

-´Imagine´, de John Lennon.

-¿Qué leerá este verano?

-´La buena reputación´, de Ignacio Martínez de Pisón.

-¿Con qué político se iría de vacaciones?

-Yo las vacaciones las quiero pasar con mi mujer y mis hijos. Políticos veo muchos todos los días.

-¿Adónde?

-Quizás a la Sierra de Guara (Huesca).

-¿Qué plato daría de comer a su peor adversario?

-Brócoli o coles de bruselas hervidas.

-¿Cuál es el mejor sitio para la siesta?

-Si hay poco tiempo, un sillón orejero; si puede ser larga, la cama.

Compartir el artículo

stats