Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sa Fira

El alcalde de sa Pobla prometió la constitución el martes

Lee y Ene, ayer en el salón del hostal con dos platos de su creación.

Lee y Ene, ayer en el salón del hostal con dos platos de su creación. Pep Córcoles

No es que la primera vez no le saliera bien la foto y lo repitiera para quedar mejor. No es porque le haya cogido el gusto a prometer la Carta Magna. Es porque el día de constitución del Ayuntamiento de sa Pobla ni a Biel Ferragut se le ocurrió, ni nadie se acordó de que después de elegir alcalde, este debe prestar un nuevo juramento adicional al de concejal, en esa ocasión como alcalde. Así que Ferragut ha estado disponiendo y gobernando estos días sin ser oficialmente alcalde. Menos mal que el pasado martes en el primer pleno municipal pudo llevar a cabo el trámite, según informa Maria Antònia Crespí.

En la antigua carretera de Inca a Alcúdia, junto a la fábrica del vidrio se encuentra el viejo hostal de Búger, un edificio más que centenario que daba servicio a los arrieros que iban antiguamente transitando por aquel vial. Hace ya años que se convirtió en restaurante de carretera, pero la autopista provocó su cierre. Ahora una joven pareja sin miedo: Lee y Ene han decidido recuperarlo. Para relanzarlo han eligido un original camino: una cocina diferente pues Lee cambia la carta a diario según los productos frescos que encuentra en el mercado.

Hace unas semanas que la Policía Local de Inca instaló un bolardo móvil en la calle Pau, que es peatonal. La idea era retirarlo los días de mercado para facilitar el acceso, o en ocasiones de emergencia. Sin embargo, lleva dos semanas que alguien lo está robando. La policía coloca un bolardo el viernes y al día siguiente ha desaparecido. Y eso que el mercado dispone de cámaras de seguridad. ¿Para que querrá nadie un bolardo de hierro?

Compartir el artículo

stats