Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inca

Vecinos cortan la mitad de los cipreses de la carretera de Palma

El alcalde asegura que han solicitado permiso aunque en el pasado pleno el concejal de Servicios no supo explicar quién lo había hecho - Los árboles se sembraron para reducir el impacto visual

Los cipreses han sido cortados sólo hasta la mitad de la travesía, despejando la vista al polígono.

Los cipreses han sido cortados sólo hasta la mitad de la travesía, despejando la vista al polígono. P. C

Al llegar a Inca por la autopista de Palma, o por la antigua carretera comarcal, se observa una rotonda y luego se prosigue por una travesía, que en un lateral ofrece una pantalla vegetal de cipreses que alcanzan una media de tres y cuatro metros de altura. Sin embargo, a mitad de la travesía se interrumpe esa pantalla y se reduce a un metro y medio aproximadamente dejando una despejada visual a una chatarrería a varias naves industriales y a un supermercado.

Esta pantalla vegetal fue una imposición del departamento de Carreteras para evitar el impacto sonoro del tráfico rodado en la zona urbana y para reducir el impacto visual que pudiera distraer a los conductores.

El alcalde de Inca, Rafel Torres, sostiene que "los criterios han cambiado y esa travesía ha sido cedida al Ayuntamiento". Sin embargo, las características del vial, que provocaron la exigencia de Carreteras, siguen siendo las mismas, aunque cabe explicar que el tráfico es mucho menor ya que hace unos años se abrió la variante Sur de Inca, conectando la autopista de Palma con la de sa Pobla.

Torres afirma que "se trata de una petición de los vecinos que el Ayuntamiento no podía atender en estos momentos. Uno de los propietarios se ofreció a financiarlo sin repercutir el coste en el municipio y se le autorizó".

Sin embargo, ni el concejal de Servicios, Felip Jerez, acertó a explicarlo cuando se le preguntó en el pasado pleno sobre el particular por parte de Independents d'Inca, ni se han cortado todos los árboles; solo la mitad, con lo el efecto visual es más impactante.

Al respecto, Àngel Garcia, portavoz de Independents d'Inca, lo considera "una actuación muy desafortunada". El edil dice: "Yo considero que se ha desgraciado un aspecto visual de la entrada a la ciudad y que estos árboles se morirán. No eran arbolitos pequeños, moldeables, son cipreses viejos y altos que acaban de padecer una poda muy agresiva".

El portavoz localista asegura que "ha sido una actuación para favorecer un interés particular de uno o de varios vecinos pasando por encima del bien público y del interés público".

Compartir el artículo

stats