Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las galeras podrán seguir trabajando con la alerta amarilla hasta el mes de agosto

La modificación de la ordenanza de este servicio e transporte de tracción animal, que amplía los límites para poder trabajar con altas temperaturas, se aprobará definitivamente este mes y previsiblemente no se publicará en el BOIB hasta el próximo

Una galera realizando un servicio ayer por la mañana en la plaza de Cort. J. C.

Los caballos de las galeras podrán seguir trabajando en estado de alerta amarilla por altas temperaturas al menos hasta el próximo mes de agosto, que es cuando se prevé que el Boletín Oficial de les Illes Balears (BOIB) publique la modificación de la ordenanza municipal, tras la aprobación definitiva en el pleno de este jueves, de la norma que amplía los supuestos en los que se debe suspender el servicio.

El pasado mes de mayo la concejalía de Movilidad Sostenible propuso la modificación de la ordenanza del servicio de galeras con el fin de introducir un apartado en el que se señala la prohibición de que los caballos trabajen cuando la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) declare alerta meteorológica por aviso amarillo, naranja o rojo por riesgo grave o muy severo por elevadas temperaturas.

A partir de la aprobación de la modificación por parte de la junta de gobierno se abrió un período para alegaciones y se procedió a su aprobación inicial por parte del pleno. Con posterioridad ha estado expuesta al público también para la presentación de alegaciones y objeciones y se prevé que se pueda aprobar definitivamente en el pleno de este jueves. La modificación también obliga a los conductores de galeras a «suspender el servicio cuando aprecien que el vehículo o la caballería no cumpla las condiciones de seguridad e higiene comodidad o estado físico».

En 2018 se introdujo ya la suspensión del servicio a partir de la declaración de la alerta amarilla por altas temperaturas mediante la aprobación de un decreto de alcaldía. Los caleseros presentaron un recurso contra esta medida que estimó parcialmente el juzgado de lo contencioso administrativo número 2, declarando que la forma de introducir esta prohibición debía ser mediante al modificación de la ordenanza municipal y no por decreto.

Entre las alegaciones estimadas se incluye una presentada por el grupo municipal del PSIB-PSOE po la que se elimina la posibilidad de que los caballos se adornen con campanillas o cascabeles.

Desde el pasado mandato está pendiente determinar una alternativa que permita, de forma progresiva, eliminar las calesas tiradas por caballos para que sean sustituidas por vehículos eléctricos. Se trata de una propuesta que inicialmente, desde 2015, llevaba Més per Palma en su programa y que fue incorporada en el acuerdo de gobernabilidad de 2019, comprometiéndose, en relación a las galeras, a «desarrollar alternativas para su sustitución por otros medios de tracción no animal, garantizando la integración del sistema con la imagen y patrimonio de la ciudad». También se comprometen a intensificar las inspecciones y las condiciones actuales.

Compartir el artículo

stats