Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acabar el segundo cinturón de Palma es «conveniente, aunque no indispensable»

Según el estudio de movilidad que acompaña el PGOU la Vía de Cintura deberá asumir la mayoría del tráfico «expulsado» del resto de la ciudad

Vías que ganan y pierden tráfico con los nuevos desarrollos previstos en el PGOU.

La finalización o el «cierre» del denominado Segundo Cinturón o Vía Conectora que ahora solo llega a la autopista de Inca es considerado por el estudio de Movilidad que acompaña el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Palma como una actuación «conveniente», aunque «no indispensable».

Según este estudio, la Vía de Cintura será el eje principal viario que deberá asumir los volúmenes de tráfico expulsados de las calles del resto de la ciudad por lo que «empeora ligeramente su nivel de servicio en el tramo más cargado respecto a la situación actual». 

Por ello, se indica que «de los análisis realizados se desprende que el cierre de la Ma-30 (Segundo Cinturón) permitiría que el tramo más cargado actualmente de la Vía de Cintura se mantenga sin variaciones significativas respecto al estado actual». 

Se señala asimismo que en el caso de ejecutarse esta actuación «el nuevo eje soportaría un tráfico de 15.700 vehículos al día en el tramo más cargado que, a falta de un análisis más detallado, se podría canalizar con una nueva vía de un carril por sentido de circulación o de dos carriles en un sentido y de uno en el otro».

Por lo que respecta al resto de la red viaria, los nuevos desarrollos urbanos previstos por el PGOU situados fuera de la Vía de Cintura el informe afirma que, en general, «están bien conectados».

Se considera asimismo que «en un escenario viario» con el tráfico del paseo Marítimo «pacificado», la reducción de la capacidad de Avingudes y el desdoblamiento del Segundo Cinturón, el tramo más cargado de la Vía de Cintura incrementará el tráfico en 8.700 vehículos al día, lo que representa un 4,6% más que en la actualidad. Aumenta también el tráfico en la carretera de Valldemossa por el desarrollo del Parc Bit en 8.700 vehículos al día (un 11% más que ahora), mientras que el tramo ejecutado del Segundo Cinturón incrementará el tráfico en un 25%, lo que supone que circularán por él 7.700 vehículos al día más. El desarrollo del urbanizable de les Fontanelles, supondrá un incremento del tráfico en la autopista de Levante de otros 10.000 vehículos diarios, lo que supone un aumento del 7% en relación a la situación actual. 

Por contra, según el estudio, perderán tráfico las Avingudes (-4.000 vehículos al día), el paseo Marítimo (-2.600 vehículos diarios de media) y el primer tramo de la autopista central hasta Inca, con una disminución de 3.900 coches diarios, mientras que el tramo hasta sa Pobla y Alcúdia, registrará un descenso de 2.200 vehículos al día.

«Incrementos asumibles»

Pese a lo anterior, se considera que «estos incrementos serán asumibles» y que, «a falta de análisis más profundos que quedan fuera del alcance de este informe, se puede afirmar que en general no harían falta actuaciones de aumento de capacidad», se indica en el estudio.

El informe detecta no obstante, problemas más puntuales en relación a la capacidad viaria actual, como la falta de capacidad de la carretera de Puigpunyent y del Camí dels Reis para absorber el tráfico que generará los nuevos desarrollos urbanos previstos en Cas Pastors, Ca’n Fontet y Son Ximelis, por lo que se deberá contemplar un aumento «de sección de estos ejes».

También se generarán problemas los nuevos sectores alrededor de la Vía de Cintura y del suelo urbanizable programado de Son Güells ya que generarán otros 5.500 y 4.700 vehículos al día, respectivamente.

Se prevé que el desarrollo de les Fontanelles pueda generar unos 7.000 vehículos más al día que podría absorber la autopista de Llevant con la ejecución de nuevos ramales de dos carriles por sentido en los enlaces números 8 y 10.

Ya en el interior de la Vía de Cintura, la ejecución de la zona residencial de Son Busquets, con las entre 800 y 1.000 viviendas previstas, provocará problemas que harán que se tenga que replantear la sección tanto de las calles Alfons el Magnànim como del tramo urbano de la carretera de Valldemossa, con la posibilidad de señalizar carriles buses en ambas.

Compartir el artículo

stats