Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Palma que los vecinos quieren: verde, cohesionada y para los peatornes

Una jornada analiza con expertos el nuevo PGOU de Palma: «Da la sensación de que mantiene una estructura del siglo pasado» - Apuestan por conectar los barrios, viviendas asequibles para jóvenes y otra movilidad que margine al coche

4

Jornada ‘La ciudad que queremos’, celebrada en el Auditorium.

Más verde, sostenible, donde el protagonista sea el peatón y no el coche. Así debería ser, a grandes trazos, la Palma que salga del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). ‘La ciudad que queremos’ fue el título de la jornada organizada ayer por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Palma (FAAVV) en el Auditorium y que contó con el concurso de diferentes expertos que valoraron la hoja de ruta que seguirá Palma los próximos años. El plan está en periodo de alegaciones hasta finales de enero.

«Después de repasar parte de la documentación del plan me queda una sensación de que se mantiene una estructura básica del siglo pasado. Si alguien esperaba que tenía que ser un gran impulso para este territorio, creo que hay que bajar el globo. Especialmente si tenemos en cuenta que estamos en un momento de emergencia climática», indicó Ole Thorson, ingeniero de caminos, experto en tránsito en la ciudad.

El coche, consideró este experto, seguirá teniendo excesivo protagonismo en una Palma que no garantiza al peatón el espacio que necesita para una buena calidad de vida en la urbe. «Todas las calles deberían tener aceras dignas de al menos tres metros de ancho», ilustró Thorson, activista en la defensa de los derechos de los peatones.

Este ingeniero de caminos reclamó a Cort que lo ponga más fácil para persuadir a los ciudadanos de que utilicen el transporte público. «Palma tiene una cuota de transporte público muy baja en comparación con otras ciudades españolas. ¿Se ha hecho lo suficiente por promover su uso o el de la bicicleta? ¿O han asumido que como hay tanto coche mejor dejarlo estar?», se preguntó.

Thorson deseó que la Palma del futuro no solo reduzca la dependencia del coche, sino su presencia física en la ciudad. «El derecho de aparcar en la vía pública no existe. El aparcamiento en la calle tiene que minimizarse porque cuando compras un coche, no compras diez metros cuadrados de calzada», indicó.

Del mismo modo, no solo reclamó más protagonismo del transporte público, sino una manera más eficiente de distribuirlo. «En Jaume III y en Avenidas a la altura de plaza España pasan 87 autobuses por hora de hasta 23 líneas diferentes. No sé si estas concentraciones sirven al ciudadano», destacó este experto.

Intervino por videoconferencia Joan Groizard, director del Instituto para el Ahorro y Diversificación Energética (IDAE), ingeniero en energía y medio ambiente. «La ciudad se tiene que adaptar a la crisis climática empezando por los edificios. Los nuevos tienen que construirse con los máximos criterios de eficiencia energética y sostenibilidad, pero sobre todo tenemos que pensar en rehabilitar y en generar un nuevo sector económico que tiene que ver con la rehabilitación energética», indicó Groizard. «Y podemos generar nuestra propia energía si las comunidades de vecinos ponen instalaciones de energía renovable y la comparten», añadió.

En el ámbito de la movilidad, Groizard recordó que no todo se limita al vehículo eléctrico. «Nos tenemos que mover menos. En París existe el concepto de ‘la ciudad en quince minutos’, de modo que en ese tiempo podamos tener todo lo que necesitemos a nuestro alcance para llegar caminando. Y hay que reducir el espacio al vehículo privado para que lo gane el peatón y la bicicleta; todos somos peatones, pero no todos somos conductores», indicó el director del IDAE.

Maribel Alcázar, presidenta de la FAAVV, indicó que están estudiando el texto del nuevo PGOU para presentar alegaciones. Y advirtió: «Queremos participar, pero eso no es solo tener voz. El problema no es hablar, sino hasta qué punto somos escuchados. Somos el núcleo de la ciudad, los que la habitamos y la trabajamos. Pero continuamos siendo más unos administrados que unos participados».

Una prioridad que debe contemplar el nuevo PGOU para los vecinos es el acceso a la vivienda. Y otra movilidad. «No puede ser que para comprar un diario o unos zapatos tengas que irte de tu barrio porque todo está pensado para que vayas a grandes superficies comerciales», criticó Alcaraz.

Asimismo, pidió una ciudad más cohesionada y menos desigual. «Somos ricos en cuanto a la generación de recursos y pobres en salarios. ¿Cómo pagar un alquiler? Ese es un problema sobre todo entre los jóvenes, que no pueden tener una estabilidad», indicó. «El plan limita el alquiler turístico, cosa que nos alegra. Pero está lleno de viviendas plurifamiliares en las que existe esta actividad porque hay una normativa que no se está cumpliendo», recordó.

La jornada celebrada en el Auditorium también contó con las intervenciones del profesor de la UPC y arquitecto Carles Llop; y de la arquitecta y urbanista del colectivo Punt6, Adriana Ciocoletto.

Informe

El Terreno, Sant Agustí y Cala Major | DM

El Servicio de Atención Comunitaria presentó ayer en la Fundació Natzaret el diagnóstico comunitario sobre las necesidades que tienen familias, niños y jóvenes en El Terreno, Sant Agustí y Cala Major. «Las principales carencias se dan a nivel de infraestructuras y espacios de juegos», indicó Joana García.

Memoria: Consideran que no se ha hecho adaptación de la ley

Amics de la Casa del Poble y el Colectivo Recerca y Memòria de Mallorca presentaron una alegación conjunta al considerar que no se ha hecho una adaptación de las leyes ligadas a la memoria y los derechos humanos «para la recuperación de personas desaparecidas durante la guerra civil» y la de «memoria y reconocimientos democráticos de Balears».

Artmadams: Sostiene que demuestra la legalidad del mural

El Hotel Artmadams defendió que la modificación del PGOU por parte del Ayuntamiento demuestra la legalidad del mural de la fachada. «Esto concluye que el mural no se hizo ni contra el ordenamiento urbanístico ni mucho menos se hizo en una edificación protegida», y deja patente que «el mural no es contrario al ordenamiento urbanístico».

Compartir el artículo

stats