Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cort detecta casas vacías de Son Banya que solo se utilizan para vender droga

La dificultad para localizar a las familias ha complicado el proceso judicial

Imagen de una redada policial efectuada en el poblado el pasado febrero.

Imagen de una redada policial efectuada en el poblado el pasado febrero. Manu Mielniezuk

Buena parte de las viviendas de Son Banya que se han ido quedando vacías tienen ahora usos «comerciales», es decir, son utilizadas para vender droga, según ha constatado el área de Bienestar Social del ayuntamiento de Palma. Cort ya ha presentado 67 demandas judiciales para continuar con el desalojo del poblado. El resto, hasta las 88 necesarias para las edificaciones que quedan en pie, se irán formalizando en un mes con el objetivo de retomar las demoliciones.

Desde Cort se señala que el proceso judicial es lento pero que «la despoblación de Son Banya de hecho ya está muy avanzada, buena parte de los albergues solo son utilizados por cuestiones comerciales y las familias que quedan se mantienen por la falta de alternativas habitacionales». Joan Antoni Salas, director general de Bienestar Social, explica qué quiere decir con cuestiones comerciales: «Lo tenemos bastante claro, son viviendas sin muebles, con puerta blindada. Solo son para vender droga». Por cómo ha descendido la factura eléctrica y por hallar casas deshabitadas, Salas asegura que «la población de Son Banya ha ido disminuyendo».

De las 88 casas que hay en el poblado, el Ayuntamiento desconoce quiénes viven ahí en un 20% de los casos. De hecho, la dificultad para localizar a los residentes en cada albergue ha impedido presentar todas las demandas judiciales para conseguir las órdenes de desalojo correspondientes.

Un total de 26 demandas para desalojar viviendas ya han sido admitidas a trámite y dos han sido desestimadas

decoration

De las 67 demandas cursadas, 26 ya han sido admitidas a trámite, otras dos han sido desestimadas por no haber acreditado correctamente la titularidad (por lo que se volverá a presentar una nueva demanda) y solo una familia demandada ha presentado oposición, sin aportar documentación que demuestre su derecho a permanecer en el poblado, indica Bienestar Social.

Realojos

El Ayuntamiento espera contar con más vivienda pública entre el próximo año y el 2023 para poder realojar a los habitantes de Son Banya que se hayan acogido al programa de ayuda municipal. Ahora, el Patronato de la Vivienda solo dispone de dos pisos.

Joan Antoni Salas confía en que el acuerdo con el Ibavi (Institut Balear de la Vivienda) les permita disponer de entre 30 y 40 pisos más.

La falta de viviendas donde realojar a familias que querían abandonar Son Banya ha sido un problema desde que en 2018 se inició el plan de desmantelamiento del poblado.

Compartir el artículo

stats