15 de julio de 2019
15.07.2019

Los activistas exigen a Armengol que solo se permita un crucero al día

Entregan al Govern 10.316 firmas de ciudadanos que piden regular una industria que "ni genera beneficios ni es saludable"

15.07.2019 | 13:29
Los activistas exigen a Armengol que solo se permita un crucero al día

La pelota en el tejado de la Administración. Las casi treinta entidades que han impulsado el manifiesto que pide limitar a uno el número de cruceros en el puerto de Palma entregaron ayer a Cort, el Consell de Mallorca y el Govern 10.361 firmas de ciudadanos que han alzado su protesta ante una industria que "ni genera beneficios ni es limpia", expresaron los activistas. Entre ellos, Joan Forteza, presidente de los vecinos, que describió la respuesta como "la voz concienciada y exigente de la ciudadana".

"Queremos implicar a las Administraciones porque todas ellas están en el consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Balears y deben adoptar una postura firme ante el tema de los megacruceros. Para ello les pedimos que limiten un crucero al día con 4.000 pasajeros y de este modo evitar problemas de salud y masificación, en referencia a los ruidos y a las emisiones de contaminantes. Las instituciones de Balears tendrán que ponerse de acuerdo", reiteró Forteza.

Arropados por las 10.316 firmas, conseguidas en poco más de un mes, y entre las que se encuentran destacadas personalidades, como el pintor Miquel Barceló, los integrantes de esta plural plataforma apuntan que "los efectos por la contaminación pueden ser irreversibles y Palma podría dejar de ser un destino interesante",  añadió el portavoz.

En ese sentido, recuerdan a las patronales de la restauración, el sector del taxi y el comercio que "en los megacruceros se fomenta que sus clientes consuman dentro y no en las ciudades que visitan, donde el gasto se suele limitar a un helado y una bebida en sus horas de estancia, pero saturan el centro de Palma", indicaron desde Palma XXI, la entidad que ha organizado esta campaña ciudadana de buscar aliados contra la que ya se ha considerado una industria "insostenible y no deseable", como expresó Margalida Ramis, del grupo ecologista GOB. Cabe recordar que el pasado verano, en Palma se registró el paso de 2,6 millones de cruceristas.

"No estamos contra los cruceros, ni contra el turismo, sí contra este modelo de megacruceros", insisten algunas de las entidades que integran la campaña de recogida de firmas, que tal y como informaron ayer, se va a ampliar hasta octubre.

Jornadas sobre el tema


Con el objetivo de "crear conciencia", se han organizado unas jornadas para dar a conocer las secuelas de este modelo turístico de megacruceros –ayer mismo había cuatro grandes buques en el puerto de Palma–, el próximo día 26 de julio en las que van a participar especialistas y activistas sobre el tema de cruceros de Alemania, España, Bélgica e Italia y también de Barcelona.

De acuerdo a uno de los puntos del manifiesto, los organizadores instan a las administraciones a declarar zona ECA (Área de Control de Emisiones) el Mediterráneo, siguiendo el ejemplo del Mar del Norte y del Báltico. Piden, también, aumentar el impuesto sostenible a cinco euros.

Entre las entidades del manifiesto figuran, además de las mencionadas, asociaciones vecinales de sa Calatrava, Ciutat per a qui l'Habita, Terraferida y Amics de la Terra, entre otras.

La presidenta replica que hay que buscar equilibrios y elude fijar el límite


La presidenta del Govern, Francina Armengol, defendió ayer la necesidad de buscar equilibrios en relación a la llegada de cruceros a Palma, a la vista de los problemas que se están detectando a causa de la saturación que se vive en el centro cuando se produce un desembarco masivo de visitantes.

Por ello, planteó la posibilidad, desde la prudencia, de fijar límites a la llegada de megacruceros en colaboración con Cort y la Autoridad Portuaria, y anunció que cuando se disponga de una propuesta concreta, se debatirá. La presidenta Armengol hizo hincapié en que el Govern es plenamente consciente de la importancia del turismo para Balears, de ahí que la apuesta sea por recuperar equilibrios y en favor de buscar un segmento de calidad.

Por último, recordó que el problema de las concentraciones de visitantes llegados en cruceros se da también en ciudades como Barcelona o Venecia, donde se están analizando medidas para recuperar ese equilibrio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!