Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sa Torreta

Medio siglo sin el Teatro Lírico

El 2 de febrero de 1968 se derribó la cúpula.

El 2 de febrero de 1968 se derribó la cúpula. Torrelló

Sa Torreta ya se ha ocupado del desaparecido Teatro Lírico. Pero hoy resulta imprescindible volver sobre el que fue uno de los edificios emblemáticos de la cultura y del mundo del espectáculo en Palma.

El viernes se cumplirá medio siglo del derribo del Lírico, que durante sus 66 años de actividad abrió sus puertas al teatro, al cine, a la ópera, a la zarzuela y a los espectáculos de variedades. Sobre su escenario actuaron artistas que fueron leyenda entre los palmesanos. Por ejemplo, el tenor Miguel Fleta o, para aludir a un cantante local, el barítono Francisco Bosch.Francisco Bosch También la artista de variedades conocida como la Bella Geraldine, que inspiró el personaje de Miss Giacomini, la novela más célebre de Miguel Villalonga, un retrato del provincianismo de estrechas miras de la sociedad palmesana anterior al fenómeno turístico.

Torrelló tomó la fotografía que ilustra este artículo el 2 de enero de 1968. Se publicó al día siguiente en la portada Diario decopando la mitad del espacio. El titular era significativo: 'Un testimonio gráfico para la historia de Palma'. Para la historia que se esfumaba. El texto era breve: "Ayer, poco antes de mediodía, desaparecía bajo una nube de polvo la cúpula el popular teatro de la calle Conquistador tan ligado desde principio de siglo (se refiere al pasado) a la vida de nuestra ciudad".

El Lírico fue construido entre 1900 y 1902 bajo la dirección de los arquitectos Gaspar Bennàzar y Jaume Alenyar. Era propiedad de José Tous Ferrer y levantó el telón con una representación de La Bohème de Giacomo Puccini. Por cierto, la misma obra elegida para la última representación. Estaba en lo que hoy es s'Hort del Rei, al principio de la calle Conquistador. En el mismo solar había existido un circo estable construido en madera. Marius Verdaguer lo describió en La ciutat esvaïda como "una vella fragata encallada en el fons del port, amb la seva filera de finestrons pels quals semblava que havien de guaitar les boques dels canons".

El Lírico fue un sacrificio necesario para ganar s'Hort del Rei y liberar las murallas y la Almudaina.

Compartir el artículo

stats