06 de diciembre de 2013
06.12.2013
Sa Torreta

La lenta reforma del Círculo Mallorquín

06.12.2013 | 06:30
La entrada de Conquistador del Parlament.
La actual sede del Parlament siempre ha sido un edificio elitista. Ahora acoge a la selecta clase política y cuando era sede del Círculo Mallorquín fue el refugio de unas élites sociales que relegaban a las mujeres a los bailes de sociedad y expulsaban a los xuetes. La imagen del edificio, si exceptuamos las respetuosas obras de adaptación para convertirlo en cámara autonómica, es el resultado de una reforma comenzada hace exactamente un siglo. Los pasos previos al inicio de los trabajos son una perfecta descripción de los ritmos a los que se mueve la sociedad mallorquina.

El Círculo Mallorquín nació en 1851 fruto de la fusión del Casino Balear y el Liceo Mallorquín. Se instaló en uno de los solares desamortizados del antiguo convento de Santo Domingo. Apenas habían transcurrido unas décadas de su nacimiento cuando se comenzó a debatir sobre la necesidad de ampliar y dignificar las instalaciones. Ernesto Canut era el primer defensor de una idea que pareció encontrar las puertas abiertas cuando en 1886 la lotería de Navidad regó de dinero la institución. "Parecía –escribe Julio Sanmartín– que la cantidad de 250.000 pesetas no iba a agotarse jamás y que con aquellos cincuenta mil duros les quedaría para efectuar reformas, decorar dependencias y construir mobiliarios más adecuados".

Cuatro meses después ya se había constituido una comisión para la reforma del edificio. Pero hay que esperar hasta 1899 para que se convoque un concurso de proyectos. Las bases seguían las ideas esbozadas por Ernesto Canut y el ganador fue el arquitecto catalán Miquel Madorell i Rius, que se embolsó un premio de 2.500 pesetas. Hasta 1911 no volvió a hablarse de las obras y fue para encargar la dirección al autor del proyecto. Entonces ya nada quedaba del dinero de la lotería y fue necesario endeudarse en 250.000 pesetas. Los trabajos comenzaron en octubre de 1913 y finalizaron cinco años después, eso sí, tras firmar otro empréstito de, han acertado, otras 250.000 pesetas.
Lo más visible de la reforma de 1913 es la entrada y escalera de acceso desde la calle Conquistador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!