Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vulnerar la democracia

Josep Ramon Femenias. Palma

Pienso que la mayoría de la sociedad, después de mas de cuarenta años en que intentamos vivir en libertad y que lo hemos conseguido con esfuerzo, a pesar de la herencia que nos ha dejado la dictadura.

La Democracia intenta cohabitar con las diferentes ideologías e intereses, lo que no es fácil. Ahora bien, lo importante es que se distingue de otras formas de gobierno -dictaduras, teocracias y autocracias- en el que el sistema democrático da cauce al posible desacuerdo, garantizando, en cierta medida, la convivencia.

Ahora bien, ante el incumplimiento de renovar ciertas instituciones (como Tribunal de Cuentas, Tribunal Supremo y Tribunal Constitucional) por parte de la oposición, en que la Constitución indica su actualización, nos hallamos frente a la negativa de su realización. Lo curioso del caso es que la mayoría de los que componen dichos órganos son conservadores.

La alternativa de gobierno que da lugar la democracia, es respetando lo que los ciudadanos votaron y presentando un programa alternativo, lo que brilla por su ausencia mediante mentiras, amenazas e insultas, lo que provoca que la convivencia tenga un coste irrespirable y preocupante. Como si solo hubiera un único pensamiento, unos mismos intereses e ideas para dirigir este país, después de mas de dos centurias gobernando los mismos.

Toda renovación y sustitución de lo viejo por lo nuevo, supone la desaparición de los privilegios económicos y del poder político de ciertas personas. ¿No será esto lo que preocupa a la oposición, en vez de consolidar la convivencia y libertades?

Compartir el artículo

stats